Las personas con autoestima baja, difícilmente pueden lograr posicionarse como líder, por lo que, todos aquellos que han de seguirle deben percibir de esa persona que sus acciones no sean ambiguas, por el contrario, son certeras y precisas; de otra manera, genera dudas, en consecuencia, la comunicación no se hace efectiva y se pierde la capacidad de reunir a las personas en función del logro de los objetivos planteados.
En relación al punto anterior, el conocido empresario Steve Jobs dice lo siguiente: “La vida puede ser mucho más interesante cuando descubres un simple hecho y ese es: Todo lo que está alrededor de ti a lo que llamas vida fue hecho por personas que no son más inteligentes que tú… El minuto en el que entiendas esto, puedes darle un empujón a la vida… puedes cambiarla,  puedes moldearla […] eso es, probablemente, lo más importante”.
Nuestros temores se apoderan de nosotros y no nos dejan avanzar. ¿Podré hacer eso?, ¿podré vencer mis miedos internos?, ¿estaré capacitado para cumplir con ese trabajo?, ¿conseguiré el interés del equipo en lograr los objetivos? Estas son preguntas que pueden llegar a atormentar su mente. 
La determinación es la clave, para vencer todas las barreras que nosotros mismos nos ponemos en mente. Desarrolle una idea, establezca sus objetivos y vaya hacia ellos. Imagine que está en medio de un desierto, donde usted puede tomar cualquier rumbo sin que nada se interponga en su camino. Así debe ser su mapa mental, a la hora de perseguir sus metas.
No olvide que lo único que se interpone en su camino al éxito, son sus pensamientos.