P

ara tener un excelente record crediticio se debe empezar por elaborar estrategias que te permitan gestionar tus créditos de la manera adecuada.


Los créditos forman parte del día a día, sea porque piensas en obtenerlo o porque ya te lo han ofrecido. De alguna manera esta idea pasa recurrentemente por nuestras cabeza por distintas razones como puede ser la compra de una casa, un vehículo, un terreno para construir, remodelar la casa, incluso hasta para pagar deudas existentes. Te mostraremos cómo gestionar tus créditos de la mejor forma.

Las entidades financieras otorgan créditos personales para suplir las necesidades de consumo, este tipo de crédito no es para crear una empresa o construir una casa, más bien se trata de un crédito para adquirir un servicio o bien personal.

En consecuencia, podemos hacer una clasificación en base al tiempo, donde existen los créditos a corto y largo plazo. Los primeros se refieren a deudas con una duración menor a un año, un ejemplo son las tarjetas de crédito. Y los créditos a largo plazo son aquellos que exceden los 12 meses. 

En ese sentido los créditos juegan un papel importante dentro de nuestra gestión financiera, por lo que nos hace visibles, ya que se convierte en el canal para hacerte visible a nivel comercial. A través de ese endeudamiento se puede medir tu nivel de confiabilidad; lo cual se traduce, en si eres viable o no para el comercio. 

En cierta medida los créditos bajo algunas circunstancias nos favorecen. Los endeudamientos deben tener un propósito determinado, ya que son un compromiso con la entidad financiera y esta, te va a exigir los pagos de esa deuda más sus intereses y gastos administrativos.
Mientras que el endeudamiento personal se ajuste a los parámetros de la planificación y gestión adecuada del dinero, serán buenos. Por ello queremos compartir contigo las estrategias para mantener un excelente record crediticio.

- Endéudate con un fin específico

Sobre la base de tener un acceso fácil al crédito, muchos cometen el error de endeudarse por cualquier cosa, aun cuando no lo necesitan. Debemos tomar en cuenta que es un compromiso de pago por un tiempo convenido, de manera que durante ese tiempo, el pago de ese crédito va a afectar tus finanzas representando una carga en tu economía familiar.

Por esta razón es que se tiene que planificar con antelación el móvil de tu solicitud, determinando su validez y el aporte que dará a tu gestión financiera, de esta forma no se perderán recursos económicos en cosas que no tienen un sentido útil para ti. Recuerda no tomar la decisión a la ligera. 

- Verifica, qué impacto directo generará la cuota mensual de tu crédito personal en tus finanzas

Elabora una lista de tus ingresos, gastos y ahorros mensuales, valiéndote para ello de una hoja de cálculo de ser posible, de manera que tendrás frente a tus ojos la realidad de tus finanzas; además, incluye tu cuota mensual por préstamo dentro de ese cuadro, para hacer el ejercicio de ver cómo quedan tus finanzas al incluir esta carga mensual. En base a tus observaciones, tomarás decisiones más acertadas a la hora de hacer tu solicitud.

- Crea un fondo de contingencia

Una vez que tomas la decisión de solicitar tu crédito personal, la institución financiera será muy consecuente con sus cobranzas, por ello no debes perder de vista esto. Cualquiera puede tener un mal momento por gastos imprevistos; por eso, deberías crear un fondo que cubra por lo menos una tercera parte de la deuda total, así estará tranquilo de poder cumplir con la entidad financiera en caso de cualquier contingencia.

- Realiza pagos extraordinarios

En función a tus posibilidades toma en cuenta hacer pagos extraordinarios, estos te permitirán aligerar la carga económica desde dos perspectivas diferentes: 1- Disminución de capital y 2- Ahorro de intereses.

La amortización de los créditos está compuesta por cuatro partes: Interés, capital, cuota y gastos administrativos. Cada mes, estos cuatro elementos son cargados a cuenta; sin embargo, al hacer pagos superiores a los generados mensualmente, podemos amortizar más rápido al capital, acortando el tiempo de pago de las cuotas y reduciendo los intereses a pagar, lo que posibilita obtener un beneficio económico adicional.

En conclusión, vemos que mantener un buen record crediticio, no es más que planificar y aplicar las estrategias que te permitan manejar adecuadamente la gestión crediticia, tomando en cuenta que todo consumo debe tener un propósito útil y que proporcione un beneficio a tu estructura financiera, analizando siempre el impacto que pueda tener sobre tus finanzas, y tomando las previsiones para contingencias; no olvidando, la posibilidad de realizar el pago de cuotas extraordinarias para obtener mayores beneficios.