Los efectos de la contaminación y devastación de áreas verdes están acabando con la biodiversidad. Los seres humanos dependemos de ésta, para nuestra subsistencia.
Recientes estudios hechos por la ONU, reflejan que en buena parte del globo terráqueo, se está afectando a las especies animales y vegetales; así como también las aguas; el descuido del hombre por no mantener la estabilidad del sistema, ha degradado el planeta a niveles preocupantes.
Las consecuencias para la humanidad, no son más favorables que para las otras especies y la tierra. La presencia de bacterias es la principal fuente de contaminación en los alimentos procedentes del medio ambiente: Salmonella, E. coli, Yersinia, Listeria o Campylobacter son los más frecuentes y de creciente importancia, ya que cada vez más presentan una mayor resistencia. En cuanto a la presencia de sustancias químicas, destacan los metales pesados, los elementos más importantes que, en la mayoría de los casos, tienen su origen en la actividad industrial. El plomo, mercurio, plaguicidas, etc. Contaminan el agua animales y los alimentos afectando directamente nuestra salud.