La música tiene gran importancia en el desarrollo integral del niño.  Diversos estudios así lo indican.

El niño experimenta a través de la música la mayor estimulación neurológica, ya que a través de ella se activan muchas zonas del cerebro, ayudando de manera significativa a su desarrollo intelectual.

Posiblemente habrás escuchado sobre el llamado ¨Efecto Mozart¨, se han hecho pruebas que indican que los niños que han sido estimulados con música clásica, incluso desde el vientre materno, en especial la de Wolfgang Amadeus Mozart, han mostrado mayor rendimiento académico que otros que no fueron estimulados de esta forma.

El efecto de la música clásica en las primeras etapas de la niñez, aumenta el desarrollo intelectual debido a su complejidad y riqueza en su sonoridad.  Al escucharla trabajan los dos hemisferios del cerebro en conjunto.   

Los niños se ven beneficiados por la música ayudando al desarrollo cognitivo, psicomotriz grueso y  fino, social, del lenguaje y emocional.

Iniciar a los niños en el uso de los diferentes tipos de instrumentos musicales, aporta un mayor enriquecimiento en su desarrollo.  Se recomienda a partir de los cinco años, sin embargo, eso depende de las capacidades individuales de cada niño.  Hay quienes se desarrollan con mayor rapidez.

En sus primeros años, el uso de instrumentos de percusión como maracas, tamborcitos, etc.  Con ello, el niño va experimentado nuevos estímulos y sensaciones que fortalecen el aprendizaje y desarrollo.

Podemos mencionar otros beneficios de la música como son: 

  • Aumento de la sociabilidad.
  • Mejoramiento del lenguaje.
  • Facilidad para solucionar problemas.
  • Estimula la imaginación.
  • Aumenta la creatividad.
  • Mejora su salud.

Como podemos apreciar, no hay duda de que la música es de gran ayuda para el desarrollo pleno de los niños.  Conviene estimularlos a temprana edad para hacer de ellos, hombres y mujeres con toda su capacidad física e intelectual desarrollada al máximo.