Cuando estamos en la búsqueda de hacer nuestro negocio, por lo general, contamos con un capital que queremos invertir para lograr iniciar nuestros sueños; y seguramente hemos pensado en varias alternativas. Aunque no lo crean, resulta algo complicado tomar una decisión sobre qué camino escoger, porque las opciones se convierten en un dolor de cabeza. 
Cuando hay opciones, no sabemos qué camino tomar por el temor a realizar la decisión equivocada. Como sabemos los negocios están sujetos a muchas variables para que puedan tener éxito, puede que tenga un buen producto o servicio, basta que sólo una variable importante cambie nuestra situación y esto puede afectarnos hasta acabar con el negocio.
En esos miedos radica nuestra indecisión, ¿qué rumbo tomar? Ahora bien, cuando no tenemos oportunidad de escoger donde queremos invertir y mucho menos el capital para hacerlo; esa crisis en la que vivimos resulta ser, la mejor inspiración. Después de haber pasado por momentos duros, en medio de la crisis encuentran algo que hacer, con muy poca inversión, pero con muchas ganas de salir adelante y aferrados a la idea de que puede funcionar.
Hubo un joven que no encontraba empleo, conseguir sólo el alimento era un problema;  en medio de su crisis, concibió la idea de estampar una camisa con el dibujo que a él siempre le gusto hacer; con la ayuda de sus familiares y amigos, con apenas una pequeña inversión, gastando todo lo que tenía, incluso lo que era para alimentarse, materializó la idea. Fue así como empezó su pequeño negocio de camisas estampadas; hoy en día ya tiene su tienda donde vende una variedad de camisas estampadas.
Hay muchos casos de personas que de la nada y después de un gran fracaso, encuentran la oportunidad de salir adelante. Si está en medio de una crisis, tenga los ojos bien abiertos, porque todo puede cambiar en un instante; a pesar de la situación que estamos enfrentando, debemos tener la certeza de que con actitud positiva podemos emerger hacia el triunfo.