A

l escoger una pareja, debe ver más allá de la atracción física y sentimental; y mucho más, si tiene planes futuros con esa persona, por lo que su vocación profesional puede jugar un papel muy importante en la manera en que lleven su relación.

Todos tenemos una vocación y esto es algo que forma parte de nuestro ser, por lo tanto, cuando pensamos en tener pareja, debemos estar conscientes de que esa vocación forma parte de la personalidad de cada quien, por ello, no podemos exigirle a los demás no ser lo que son. Se pudiera decir que la vocación, es algo que acompañará a la persona toda su vida.

Estando consciente de esto, es hora de pensar si las exigencias de la profesión de su pareja son compatibles con el modo de vida que quiere llevar con esta persona. 

Ejemplificando, pensemos en la esposa de un militar, ¿Cómo se sentirá cuando el militar deba ir a un entrenamiento durante meses, quizá vaya a una misión peligrosa, o si debe asistir a constantes reuniones hasta altas horas de la noche? Si la esposa del militar, es de las personas que quiere pasar cada instante posible junto a su marido, y recibir manifestaciones de cariño de su parte; pues en esta ocasión, ha escogido a la persona menos indicada.

Otro caso, pudiera ser la esposa de un mecánico automotriz, ¿Cómo se sentirá ella cuando el mecánico llegue a casa con la ropa llena de grasa, las manos maltratadas, y tal vez sucias, si ella es una persona que no soporta ver a alguien en estas condiciones? Obviamente, no le agradará mucho verlo llegar así. 

Por estas razones, debemos pensar que la profesión que haya escogido una persona por vocación, formará parte de esta siempre. Por eso, hay que preguntarse lo siguiente: ¿Podría vivir al lado de una persona que tenga esta profesión?

Entre las profesiones que causan el mayor número de separaciones están: militares, mecánicos, electricistas, técnicos mecánicos, obreros, carpinteros, policías, bomberos, vigilantes, meseros y cajeros entre otros. 

Otras profesiones como la de los médicos cirujanos y gerentes, pueden dar más estabilidad económica y familiar; por lo que, son profesiones con una tasa menor de divorcios, esto tiene su explicación, en que la percepción que tenemos de la felicidad está muy ligada al ‘bienestar económico’, y estas profesiones proporcionan mayor solidez en la economía familiar. 

Algunas profesiones se prestan para conocer a muchas personas, otras demandan mucho tiempo y dedicación, por lo que no son recomendables para la estabilidad familiar. Esto no es una regla, todo dependerá de la importancia que le dé la otra persona a estas circunstancias. 

Para concluir, todo dependerá del nivel de tolerancia y la buena comunicación en la pareja, por eso es necesario cuestionarse en relación a este tema, antes de dar un paso hacia adelante en la relación.