El dominio personal es una disciplina del crecimiento personal. Es fundamental para aclarar las cosas que de verdad nos interesan, pone nuestras vidas al servicio de nuestras aspiraciones. 
La persona con dominio personal es capaz de alcanzar sus metas, a pesar de los problemas que se presenten en el camino. Los obstáculos los superan de forma creativa en vez de reactiva; lo que le permite alcanzar sus objetivos sin detenerse en los detalles.
Quienes poseen alto nivel de dominio personal; se interesan en convertir una simple idea en una visión; ven la realidad actual como un aliado no como un problema, aprendieron a percibir la fuerza de los cambios y trabajar con tales fuerzas; se sienten conectadas con otras personas y con la vida misma, sin embargo no sacrifican su singularidad.  
Las personas con dominio personal se sienten parte de un proceso creativo amplio en el que pueden influir sin intentar siquiera controlarlo. Son conscientes de su ignorancia, sus incompetencias, sus zonas de crecimiento, y aunque parezca contradictorio, esto las hace confiadas en sí mismas.  Viven continuamente en modalidad de aprendizaje.
Entonces ¿por qué debemos trabajar en el dominio personal?
Las personas con dominio personal tienen las siguientes ventajas:
-Son más comprometidas.
-Tienen mayor iniciativa.
-Aprenden más rápido.