Los trastornos mentales son más comunes de lo que pensamos. Se originan por desórdenes neurológicos y psicológicos que modifican las conductas de los afectados. Aunque no lo parezca, más del 20 por ciento de los niños del mundo tienen trastornos mentales. La mitad de los trastornos mentales se manifiesta antes de los 14 años de edad.  
En Perú se hicieron consultas externas que reflejaron para el 2016 más de doce mil nuevos pacientes. Las condiciones de pobreza pueden ser una de las causas de las enfermedades mentales. Una mala alimentación contribuye al hecho.
Es conveniente tener conocimiento de las características que definen estas enfermedades; por lo que, esto nos permite reconocer cuando estamos frente a ellas. 
Veamos algunos tipos de trastornos mentales:
Trastorno de Identidad Disociativo.
Esta enfermedad conocida también como trastorno de personalidad múltiple, es una enfermedad donde la persona desarrolla varias personalidades creando un desorden de identidad; en consecuencia, el individuo se muestra con diferentes comportamientos y conductas, cambiando radicalmente su comportamiento, sin recordar lo sucedido.
Síndrome de Cotard
Esta enfermedad debe su nombre a Jules Cotard, la primera persona que diagnosticó esta condición, en una tesis escrita en Paris describió las diferentes fases del trastorno. 
Es un extraño caso en el que el paciente cree haber perdido algún órgano interno, la sangre o incluso la vida. Pueden resultar peligrosas por lo que en su delirio, su comportamiento puede ser impredecible. Los enfermos tienden a descuidarse y rechazan el contacto social, el motivo radica en patologías neurológicas y se asocia con la desrealización y la depresión.
Suicidio.
En el mundo se contabilizan aproximadamente 800 mil casos de suicidio al año. El suicidio, es el acto en el que la persona, atenta deliberadamente en contra de su vida. Por lo general esto lo ocasiona algún tipo de desesperación en el individuo, derivada de una enfermedad mental como la depresión, esquizofrenia y el trastorno del límite de la personalidad por ejemplo.
Reconocer cuándo estamos en presencia de alguno de estos casos; no es cosa fácil; pero esta información puede ser de ayuda permitiendo entender y comprender mejor, las características y síntomas de estas enfermedades mentales.