Aceptar el fracaso no resulta tan sencillo para las personas ya que han invertido sus esfuerzos y recursos para lograr sus objetivos.
En oportunidades lo que ha salido mal, ha ayudado a realizar nuevos y mejores descubrimientos. 

El fracaso, tiene un efecto motivador para las personas que saben sacar provecho de sus experiencias.  

Grandes inventores como Thomas Alva Edison, experimentaron muchos fracasos que los llevaron a los inventos que hasta hoy son un icono a la perseverancia.
No todo está perdido a la hora de fracasar. Es uno de los pasos necesarios para retroalimentamos y conseguir mejores estrategias de negocio. Tomarse un tiempo y analizar qué ha salido mal, es el punto de partida para iniciar un nuevo camino.