En el campo laboral, hemos visto con seguridad que hay personas que sobresalen entre los demás; estas personas poseen características que provocan una especie de encantamiento, con el que mágicamente se vuelve el centro de atención.
¿Por qué y cómo puede ser que una persona común pueda tener ese efecto sobre los demás?
Estas personas que se destacan, son aquellas que tienen la facultad de hacerse seguir. 
Algunos podrán pensar ¿por qué yo no puedo ser así?
Las personas crean sus propias barreras, que no le permiten avanzar en el cambio necesario para lograrlo.  Los miedos internos son el principal problema para llegar al objetivo.
Realmente cualquiera puede lograrlo, solo debe saber identificar cuáles son los atributos de estas personas, y empezar un proceso de cambio para lograrlo. 
¿Qué hace, que estas personas se hagan seguir?
Logran ejercer sobre los demás un liderazgo a través de acciones simples. 
Las acciones consisten básicamente en tomar la iniciativa en cada momento; orientan, dirigen y crean un buen clima de trabajo.  Son generadores de ideas las cuales nunca impone, sino sugiere. Toman en cuenta la opinión de los demás.
Son capaces de inducir al equipo a lograr las metas y objetivos. Involucrando a las personas, dirigiéndolas y motivándolas; establecen ideas claras y creativas de cómo llegar a la meta. Son ejemplo de ética y compromiso con su equipo de trabajo.
Para ser el protagonista, debe buscar serlo, es decir;  tener la iniciativa de asumir los retos y buscar en conjunto las estrategias para alcanzar las metas. 
Sin duda alguna, si usted toma en cuenta estas características y las pone en práctica, podrá ejercer el liderazgo en su organización.