Nadar es una de las actividades favoritas del ser humano, sus múltiples beneficios son innegables. Es uno de los ejercicios más completos, donde todas las partes del cuerpo son ejercitadas.
Al nadar se produce una hormona (endorfinas), la cual es responsable la sensación de placer. Al tener contacto con el agua, experimentamos una disminución del estrés, entramos en un estado de relajación. Esta práctica ayuda a prevenir lesiones, a su vez, fortalece todos los grupos musculares, evita los dolores de espalda y nos ayuda a tener una mejor postura.
Por tratarse de un ejercicio aeróbico, nos permite, mejorar nuestro sistema respiratorio, fortaleciendo los músculos que se encargan de inhalar y exhalar el aire de los pulmones. También pone en funcionamiento nuestro sistema circulatorio y corazón. 
Esta es una actividad que puedes realizar a cualquier edad, por ello no importa cuántos años tenga, la natación es una buena disciplina que le permite mantenerse en forma física y mental. Además, proporciona una mayor sociabilidad, por lo que es un ambiente propicio para hacer amistades y tener compañía a la hora de ejercitarse.