A todos nos ha pasado alguna vez, que entramos en una casa o algún otro lugar y nuestro estado anímico cambian de inmediato; incluso podemos sentirnos incómodos. Esto se debe probablemente a una mala elección en los colores con los que se ha decorado dicho lugar.
El color es de suma importancia para sentirnos cómodos en nuestro espacio y a través del color podemos generar un clima acorde a nuestra necesidad.
En términos de espacio, no se recomienda usar colores oscuros en lugares chicos;  por lo que el lugar, se percibe más pequeño de lo que realmente es.
Para saber que efecto puede generar en nuestro ánimo el color, veamos algunos ejemplos y cómo nos afectan:
Blanco: Genera un ambiente ligero, denota limpieza. Normalmente se asocia con la inocencia y pureza. Da una sensación de amplitud en los espacios. Disminuye los sentimientos de decepción y encierro.
Rojo: Este color despierta la excitación. Es un color intenso asociado a la sexualidad. Incita el apetito y es utilizado en muchos locales de comida por ese atributo. También se asocia con el poder, la energía y el peligro.
Negro: Asociado a la elegancia, poder pero también a la infelicidad, muerte y depresión. Hacen los espacios más pequeños y absorben mucho la luz.
Marrón: Puede usarse en habitaciones con una tonalidad más clara. Es un color neutral de manera que puede ser combinado con varios colores. El color marrón denota fuerza y confiabilidad. 
Azul: Este color induce a la productividad, se le utiliza en colegios y oficinas, pero también en ambientes donde se quiera generar calma y serenidad como hospitales. Puede crear sentimientos de tristeza y una actitud distante.
Purpura: Puede recomendarse para usarlo en las salas. Este color representa la espiritualidad y la fe. Es un símbolo de salud y lealtad.
Verde: Asociado con la naturaleza, produce un ambiente de sanación y alivio del estres. Representa la buena suerte, tranquilidad, salud y celos. Se recomienda su uso en dormitorios.
Naranja: Es un color cálido entre amarillo y rojo. También puede abrir el apetito y es usado de la misma manera que el rojo en locales de comida. Este color genera entusiasmo y calidez.
Amarillo: Se relaciona con la calidez y la alegría. Acelera el metabolismo y tiene un efecto en las personas que produce felicidad y energía, pero también puede hacer que la gente se enfade con facilidad. Es un color muy llamativo pero cansa a la vista.
Rosa: Este color invita a abrir el corazón y sentimientos. Se le asocia con el amor y el romance. Sus tonos más claros, evocan la tranquilidad y la calma. Sus tonos más oscuros producen excitación.