La diversificación de los ingresos es una práctica recomendable. Hay teorías en las que se hace énfasis en la necesidad de enfocar todos sus esfuerzos en un solo proyecto.
Si bien es una realidad que el enfoque es necesario, también es una realidad que los negocios no son eternos; por lo tanto, no está mal que centre su ímpetu, hasta lograr sus objetivos; lo que no ha de estar bien, es quedarse estancado y no plantearse nuevos proyectos.
Una vez que tenga su negocio en marcha, busque otras fuentes de ingreso, nuevos proyectos que puedan brindarle distintas fuentes de dinero; de esta manera, si en alguna de sus iniciativas no le va bien, usted ya tiene otras que le dan la estabilidad necesaria.
Hay personas que actúan como el capitán de un barco: Cuando el barco  se hunde, ellas también. Usted no debe tener solo un barco, debe tener varias embarcaciones de emergencia para poder mantenerse a flote.