T

enemos la percepción de que para ser exitosos en un emprendimiento, es una regla tener que ser un joven y con ideas brillantes, como en los casos de Steve Jobs y Bill Gates por ejemplo, quienes han alcanzado un éxito profesional y financiero impresionante.


Amigo emprendedor, si usted tiene entre 40 y 50 años de edad, las estadísticas lo favorecen. Según las investigaciones realizadas en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) La edad promedio de un emprendedor exitoso es de 45 años, aunque usted no lo crea.

Los expertos llegaron a esa conclusión luego de analizar una extensa base de datos con información de la Oficina del Censo estadounidense; para ello, fueron separados distintos grupos de empresas, estudiando su trayectoria desde su creación y la edad de sus fundadores.

El estudio contempló por una parte, a las compañías que presentaban un modelo parecido a una startup tecnológica, verificando si su ubicación correspondía a algún centro de innovación, si recibieron financiamiento de inversionistas con capital de riesgo, en qué porcentaje sus colaboradores estaban altamente calificados en áreas de tecnología, matemáticas, ciencia o ingeniería; además de constatar si registraban patentes.

Todas aquellas compañías cuyas características coincidían con los requisitos se estudiaron detalladamente, dando como resultado que sus fundadores, no eran menores de 40 años de edad.

Sin embargo la edad promedio es variable según la actividad de la compañía. Aquellas compañías aplicadas al desarrollo de software, tenían en común emprendedores con un promedio de edad de 40 años, aunque también suelen haber de edades inferiores. En el mercado del petróleo, biotecnológico o gasífero el promedio de edad ronda por los 47 años.

Los investigadores, atesoran la idea de que las personas habitualmente piensan que los emprendedores son gente de temprana edad, debido a que tienen mayor cercanía con los medios de comunicación y las redes sociales.

El 0,1% de los startups con mayor crecimiento en sus primeros 5 años; según el análisis realizado, dieron nuevamente como resultado que el promedio de edad de sus fundadores era de 45 años al momento de hacer su emprendimiento.

"Los emprendedores mayores tienen una tasa de éxito sustancialmente superior", expresaron en un artículo de la revista Harvard Business Review los autores del estudio, Pierre Azoulay, Benjamin Jones, J. Daniel Kim y Javier Miranda. A mayor edad, mayor es la probabilidad de éxito de un emprendedor.

"Nuestra evidencia apunta a que el desempeño emprendedor aumenta rápidamente con la edad hasta llegar a su punto más alto hacia finales de los 50".

La ventaja sobre sus pares jóvenes puede explicarse por diversos factores; pero lo más relevante, es el papel que juega la experiencia laboral en la determinación del éxito del emprendedor.

A pesar de que Steve Jobs, Bill Gates y otros conocidos empresarios que comenzaron siendo muy jóvenes y brillantes, tuvieron mucho éxito en sus emprendimientos, el punto más alto en sus carreras lo experimentaron en edad más avanzada. Apple por ejemplo, sacó al mercado el iPhone cuando Steve Jobs tenía la edad de 52 años.

La tasa de crecimiento de las firmas, en términos de capitalización del mercado de Bill Gates, Steve Jobs, y Larry Page entre otros, llegó a su máximo, cuando estos empresarios contaban con una edad intermedia.

"Estos destacados fundadores no habrían llegado a su punto más alto cuando eran muy jóvenes", afirman los investigadores.

¿Por qué los más jóvenes son los que perciben el capital de riesgo?

Por lo general, los inversionistas de riesgo invierten en nuevos emprendimientos; debido a que para ellos, los mismos representan un mejor negocio. Según los expertos, los capitalistas fijan su mirada en aquellos negocios que puedan darle mejores retornos; no siendo indispensable, que los proyectos tengan mayor potencial de crecimiento.

"Es posible que los fundadores jóvenes tengan más restricciones financieras que los más experimentados, y que eso los lleve a entregar mayores ventajas a los inversionistas con precios más bajos".

Es decir, que "emprendedores más jóvenes pueden ser un mejor negocio para los inversionistas", deducen los expertos.