P

ese a que podemos pensar que los accidentes son más comunes en el trabajo y en las calles, los accidentes aunque no lo parezca son mucho más comunes en el hogar. Es un dato curioso, pero tiene su razón de ser; ya que el trabajo existen normas de seguridad que deben seguirse para evitar los accidentes laborales, además de los equipamientos necesarios para proteger la integridad de los trabajadores. 


Cuando estamos circulando por las calles, por el simple hecho de estar expuestos, tenemos más precaución en nuestro andar. Las calles están repletas de señalizaciones que advierten de los peligros y cuidados que tanto peatones como conductores deben tener.

Estando en casa, no advertimos los peligros existentes por encontrarnos en un ambiente relajado y “seguro”, esto conlleva a bajar la guardia y a no tomar las precauciones en cada acción que ejercemos dentro del hogar.

Con el ánimo tomar las precauciones, para evitar accidentes en el hogar, le mostraremos una lista con los accidentes más comunes dentro del mismo:

1. Incendios:
Un simple fósforo mal apagado, un cruce de cables eléctricos u objetos inflamables junto a artefactos eléctricos, puede generar un incendio que; de no ser controlado rápidamente, pudiera causar cuantiosas pérdidas materiales y hasta humanas.

2. Quemaduras:
Al tener contacto con artefactos eléctricos, líquidos o sustancias a temperaturas elevadas, pueden ocurrir severas quemaduras. Al cocinar no permita la presencia de niños en el área; se han visto muchas quemaduras con aceite o agua hervida por descuidos o tropiezos al manipular las ollas y sartenes.

3. Armas de fuego:
Si tienes un arma en casa, esta debe estar guardada en un lugar inalcanzable para un niño. Muchos de los chicos en casa piensan que es un juguete y las consecuencias son lamentables. Se han reportado casos de niños que llevaron armas cargadas a sus escuelas, donde personas han fallecido y otras han salido heridas por el hecho.

4. Robos:
Los amigos de lo ajeno están a la espera del más mínimo descuido para acechar y cometer fechorías en nuestro hogar. Existen muchas modalidades de robo hoy en día y nuestros bienes y vidas pueden estar en riesgo. La cámara de vigilancia, sistema de alarma, cercado eléctrico y sensores de movimiento, son algunas de las herramientas que las personas utilizan para evitar algún siniestro.

5. Electrocuciones:
Estamos en constante contacto con artefactos y electrodomésticos. Las computadoras, las laptops y los móviles están en todas las habitaciones y probablemente confinados. Una chispa o un mal contacto con estos artefactos generan un accidente. Sin contar que los más pequeños del hogar tienen más riesgos. Se pueden utilizar tapas ciegas para los enchufes, evitar tocar los artefactos eléctricos o cables con los pies descalzos y evitar que el agua pueda estar cerca de algún elemento que conduzca electricidad.

6. Caídas:
Una caída, dependiendo de la edad de la persona, genera consecuencias leves, irreversibles, o fatales. Este es uno de los accidentes más comunes en casa, que pone en peligro a pequeños y ancianos. Elimina los obstáculos en el hogar para disminuir los riesgos de tropezar, golpearse o resbalar. Se pueden colocar preventivamente cintas anti resbalantes en escaleras, duchas y pendientes.

7. Desastres naturales:
Nadie está libre de uno, y si su casa no está protegida y no toma precauciones, un desastre natural podría ocasionar pérdidas materiales y fatales.

8. Cortadas:
En casa hay una infinidad de artículos que pueden causar cortes en cualquier parte del cuerpo. Un cuchillo muy afilado, un plato roto, la cuchilla de la licuadora, algún saliente en muebles, mesas, pisos, paredes, etc. u otros artículos punzocortantes, pueden generar profundos cortes e incluso poner en peligro nuestra vida y la de nuestros familiares.

9. Intoxicaciones:
Aunque les pasa más a los pequeños, los adultos también sufren de intoxicaciones, debido a medicamentos y alimentos contaminados por exposición cercana a productos químicos o de limpieza. Ordena correctamente todo lo que consideres tóxico y ponlo alejado del alcance de los niños y de los alimentos; además puedes etiquetar las cajas de las pastillas como advertencia en caso de haber personas alérgicas a los medicamentos; de igual manera, ponerlos lejos del alcance de los menores de edad.

10. Asfixia:
Los niños del hogar son propensos a sofocarse y ahogarse con objetos pequeños dejados por doquier. Es recomendable tener alguna instrucción para estar preparados y saber qué hacer en caso asfixia ocasionada por atoramiento.