Cuando se está muy joven, pensar en el momento de la jubilación, es algo que por lo general no se le da importancia; pero con seguridad a medida que pasan los años, se empieza a sentir la necesidad, de pensar seriamente en cómo vamos a pasar nuestra ancianidad. La idea radica en saber escoger la opción correcta. Por ejemplo, si usted aporta a la ONP, ya no puede pasar al otro sistema privado por lo que perdería sus aportes.
Es necesario saber qué ofrecen el sistema público y el privado para tomar la mejor decisión.
Veamos en qué consisten la AFP y la ONP, así como los pros y los contras.
La Administración de Fondos de Pensiones (AFP). Es un sistema privado que administra su fondo de pensiones percibiendo una comisión sobre sus aportes para manejarse. Usted debe depositar el 13% correspondiente de sus ingresos mensuales, que se reparten entre el aporte mensual a su fondo 10%, un seguro de invalidez 1,36% y la comisión que cobra la institución para mantener sus operaciones 1,69%. Llegado momento de su jubilación a los 65 años, usted podrá recibir una pensión por jubilación como indica la ley; según el cálculo que se haga con respecto al saldo total de sus aportes.
La Oficina de Normalización Previsional (ONP) Organismo Público Técnico y Especializado del Sector de Economía y Finanzas, que tiene a su cargo la administración del Sistema Nacional de Pensiones. El aportante de igual manera deposita el 13% de su salario. Luego de 20 años como mínimo de aportes mensuales, usted podrá disfrutar de una pensión fija mensual. La edad de jubilación es a los 65 años, pero los asegurados pueden acceder a una jubilación de jubilación adelantada, cumpliendo los requisitos y teniendo una edad de 50 años para las mujeres y 55 para los hombres.
Es importante establecer las diferencias principales entre los dos sistemas el privado y el público. Lo más importante a saber es que en la AFP, al momento de su jubilación, usted puede retirar los fondos capitalizados hasta un 95,5% del total general de sus aportes, si así lo desea, o disfrutar de una mensualidad calculada según la base de todos sus aportes, la cual puede ser mayor o menor que la cuota fija que ofrece la ONP. La cuota fija del sistema público la ONP, no supera el salario mínimo mensual establecido; pero, ofrece dos gratificaciones anuales repartidas entres los meses de junio y diciembre. 
Otra diferencia no menos importante es que en la AFP usted nunca pierde los aportes, al contrario, se van capitalizando; en cambio en la ONP, si su edad de jubilación llega y no ha aportado el mínimo de 20 años; no puede disfrutar de la pensión de jubilación. Para poder recibirlo debe aportar la diferencia por los años que le falte aportar, para disfrutarlo.
Con la AFP usted puede escoger al llegar a su jubilación, entre retirar el 95,5% del total, recibir una pensión mensual o la mitad en cuotas mensuales y la otra mitad al instante de su jubilación. En cambio en la ONP, no se pueden hacer retiros, por ser un fondo común con el que se les paga a otras personas su jubilación, con el aporte de los trabajadores.
En la AFP, si usted tiene más de un año comprobado sin trabajo puede realizar según su saldo, un anticipo mensual de pensiones.
Es importante saber estas diferencias para escoger la opción que según nuestra situación, sea la más conveniente. Para personas mayores que nunca hayan aportado a uno de estos sistemas, como en el caso de los extranjeros, es más conveniente la AFP puesto que puede hacer retiros según lo acumulado. Pero en el caso de la ONP por razones de edad no le darían la pensión por lo que debe pasar 20 años mínimo, aportando.
Para los jóvenes sería dependiendo de cómo analicen que será su futuro, si ve que puede generar importantes sumas de dinero en su carrera y hacer aportes mayores, al final con la AFP tendrá mejores ingresos. De ser el caso contrario, en el que observe que no podrá hacer aportes mayores, es una buena opción el sistema público, la ONP.
Las recomendaciones, son basadas  meramente en un punto de vista, no quiere decir que sea una regla a seguir. La decisión es personal y la intensión es que se vean las opciones.