Muchos conocemos o hemos oído hablar del aceite de pescado, pero ¿realmente sabemos los grandes beneficios que tiene? Este aceite posee escualeno y otros esteroles que ofrecen beneficios para la salud, pero la gran mayoría de estos beneficios se deben a su rica fuente de omega-3, ácidos grasos beneficiosos para la salud.

Según estudios realizados en la Universidad de Harvard, la deficiencia de omega-3 es una de las 10 principales causas de muerte en Estados Unidos, y cobra la vida de hasta 96,000 personas cada año. Estas muertes se consideran prevenibles ya que incluir suficientes ácidos grasos en tu dieta puede reducir este índice.

Si bien los beneficios del aceite de pescado son numerosos, en este artículo te mostramos 10 beneficios increíbles con evidencia científica comprobada.


Controla el TDAH

Los niveles subóptimos de ácidos grasos omega-3 pueden contribuir a los síntomas del TDAH y los problemas de desarrollo relacionados, así como a muchos otros problemas de salud mental durante la vida. Además contribuye a mejorar la ansiedad, agresividad y el rendimiento académico. Los efectos el aceite de pescado funcionan sobre la función cerebral, lo que tiene sentido si tenemos en cuenta que el 60 por ciento del cerebro está compuesto de grasas.

 

Contra el Alzheimer

Los ácidos grasos esenciales vitales para la función cerebral que se encuentran en el aceite de pescado no solo pueden desacelerar el deterioro cognitivo, sino que también pueden ayudar a prevenir la atrofia cerebral en adultos mayores. Varios estudios estudio encontraron que los adultos que tomaron aceite de pescado (que aún no habían desarrollado Alzheimer) experimentaron un deterioro cognitivo y una reducción cerebral significativamente menor a la de los adultos que no tomaron aceite de pescado. Todos estos hallazgos confirman una vez más la posibilidad de que el aceite de pescado se utilice como arma para defenderse de la aparición del deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer.

 

Previene el cáncer

Los estudios científicos han encontrado que el aceite de pescado puede ayudar a prevenir y matar varios cánceres, incluidos el de colon, próstata y de mamas. El omega-3 tiene efectos antiproliferativos, por lo que inhibe el crecimiento de células cancerosas, además su efecto sobre las células cancerosas probablemente contribuyan a disminuir el crecimiento tumoral.  El consumo de omega-3 puede reducir también el riesgo de desarrollar los tumores de mama, principales causantes del cáncer más prevalente entre las mujeres.

 

Ayuda a la vista

Se ha demostrado que el aceite de pescado revierte los trastornos oculares relacionados con la edad, ya que un estudio realizado a 290 pacientes con degeneración macular concluyó en que el consumo de pescado y marisco era mucho menor en estos pacientes, por lo que si lo incluyes en tu dieta prevendrás futuros problemas oculares gracias a sus altos niveles de EPA y DHA.

 

Previene enfermedades cardiovasculares

Los estudios epidemiológicos muestran que reemplazar la grasa con carbohidratos puede incluso ser peor para el organismo, ya que lo ideal para prevenir enfermedades cardiovasculares es consumir ácidos grasos poliinsaturados como el del aceite de pescado. Varios estudios coincidieron en que el consumo de este beneficioso aceite en personas que sufrieron infartos, mejoró el funcionamiento general de sus corazones y también redujo los biomarcadores de inflamación sistémica.

 

Pérdida de peso

Si eres de los que se preocupan del peso este dato te caerá muy bien, ya que si consumes suplementos de aceite de pescado y lo sumas con ejercicio regular, puedes reducir la grasa corporal y mejorar tu salud. La suplementación de este aceite no solo reduce los triglicéridos, controla también el colesterol y mejora el flujo sanguíneo.

 

Alivia la depresión

Investigadores encontraron que el aceite de pescado reduce los síntomas del trastorno de depresión mayor, además de mejorar el contenido de aminoácidos y nutrición del cerebro, específicamente la corteza prefrontal dorsolateral derecha.

 

Controla la diabetes

Las investigaciones descubrieron que el aceite de pescado puede ayudar a reducir el riesgo de que los diabéticos desarrollen un déficit cognitivo porque protege las células del hipocampo de la destrucción. Además puede ayudar a reducir el estrés oxidativo, que desempeña un papel central en el desarrollo de complicaciones de esta enfermedad.

 

Contribuye al embarazo

El consumo ácidos grasos omega-3 contribuyen a mejorar la fertilidad tanto en hombres como en mujeres. El DHA, un subproducto de los ácidos grasos omega-3, juega un papel clave en el tránsito de los espermatozoides y la salud de los mismos en los hombres. En el caso estrictamente de las mujeres, ayuda a equilibrar las hormonas y regular sus ciclos.

 

Si hasta el día de hoy te preguntabas qué hacia el aceite de pescado, pues ya lo sabes, estos son solo 10 de muchísimos beneficios que tiene, por lo que te recomendamos incluir pescado en tu dieta diaria o consumir el aceite. ¡Tu salud en está en tus manos!