Lo que caracteriza al libre mercado es que el tipo de cambio oscila cada día según la oferta y la demanda. En el Perú, el tipo de cambio (precio del dólar expresado en soles), lo determina tanto el libre mercado como la intervención del Banco Central de Reserva; el cual, actúa cuando es necesario para evitar cambios bruscos hacia el alza o la baja.

Existen variables que influyen directamente en el tipo de cambio como el aumento o disminuciones de las exportaciones, la inversión extranjera, el precio del petróleo, el fortalecimiento de la economía interna y externa, y la especulación del mercado.

Redondeando la idea, si hay abundancia de dólares en el país, el tipo de cambio baja; en cambio, si hay escasez de dólares, el tipo de cambio experimenta un alza.

Ejemplificando: si nuestras exportaciones disminuyen, hay menos ingresos en dólares; por lo tanto, el tipo de cambio sufrirá un alza. En caso contrario, si nuestras exportaciones crecen, ingresarán más dólares al país, igual ocurriría si se registran inversiones extranjeras en Perú, donde el flujo de divisas será mayor y por ende bajaría el tipo de cambio.

Al entrar menos dólares al país, aumenta el tipo de cambio y la moneda nacional pierde valor ante el dólar. En ese caso el Banco Central de Reserva interviene comprando dólares para aumentar las reservas internacionales y evitar que suba el tipo de cambio.

Una vez visto por qué fluctúa el tipo de cambio, podemos explicar entonces de qué manera afecta a su emprendimiento estas variaciones.

Las empresas que adquieren productos importados para su venta o utilicen materia prima proveniente del exterior del país, se ven afectadas en sus costos debido al tipo de cambio, cuando este ha subido por alguna razón. Cuando el tipo de cambio está en alza, las organizaciones deben revisar su estructura de costos para poder palear la situación, de tal manera que no afecte sus finanzas en lo posible.

En el caso contrario, las empresas que exportan sus productos, se ven beneficiadas por el aumento en el tipo de cambio.

Ahora, cuando se está experimentando un alza en el tipo de cambio se recomienda a los emprendedores lo siguiente:

  • Piense en la posibilidad de exportar, es una buena oportunidad para hacerlo
  • Piense en qué nuevos productos de valor puede sacar a la palestra, es un buen momento para innovar y refrescar su oferta.
  • Analice sus decisiones que involucren inversiones a largo plazo
  • Examine el plan de acciones implementadas en su emprendimiento en función de la capacidad de retorno

Esperamos que el tema este claramente explicado para que pueda tomar las mejores decisiones al presentarse cualquier variación en el sistema cambiario.