La alimentación balanceada como calve de la salud no es un exageración.  Existe evidencia sólida que demuestra que comer una dieta saludable puede reducir su riesgo de obesidad y enfermedades tales como diabetes, cardiopatía, accidentes cerebrovasculares, osteoporosis y algunos tipos de cáncer. Esta dieta debe incluir alimentos que provean carbohidratos, proteínas, grasas, fibras y vitaminas y minerales.

 

Alimentos con almidón:

Como fuente principal de energía se recomienda los alimentos con almidón ya que contienen energía en forma de carbohidratos, y liberan esta energía lentamente en el transcurso del día. Ellos le harán sentirse lleno, de manera que sentirá menos hambre y tendrá menos necesidad de consumir durante el día. Están incluidos el pan, las pastas, los cereales, el arroz y las papas. De ser posible, seleccione las variedades integrales y el arroz integral, ya que éstos particularmente tienen un alto contenido de fibra.

 

Frutas y verduras:

Se recomienda comer al menos cinco porciones de fruta y vegetales al día. Sus cinco porciones no tienen que ser todas frescas: pueden ser frutas y verduras secas, congeladas, enlatadas y en jugos. Las frutas y las verduras son fuentes excelentes de muchos nutrientes (vitaminas, minerales y fibra). Las frutas enlatadas pueden contener azúcares o jarabes adicionales, elija variedades de frutas que sean envasadas en agua o en su propio jugo. O pruebe con verduras congeladas o enlatadas para preparar un acompañamiento rápido, de preferencia busque las que vienen sin sal adicional, sin mantequilla ni salsas de crema.

 

Leche y otros productos lácteos:

La leche y otros productos lácteos, tales como el queso y el yogurt, son fuentes importantes de proteínas, calcio y vitaminas. Elija opciones bajas en grasas, tales como leche descremada o semidescremada y yogur con bajo contenido de grasa.

 

Carne, pescado, huevos, frijoles y otras fuentes no lácteas de proteínas:

La carne, pescado, frijoles, legumbres, huevos y nueces son todas importantes fuentes no lácteas de proteínas. Se recomienda comer dos porciones de pescado a la semana. Los pescados grasos son especialmente ricos en ácidos grasos omega-3 poliinsaturados, que pueden ayudar a prevenir las cardiopatías. Algunos tipos de carnes tienen un alto contenido de grasas, por lo que siempre debe eliminar la piel y las grasas sobrantes. Hornee, ase o hierva las carnes y el pescado en lugar de freírlos. Trate de limitar la cantidad de carnes procesadas ya que estos alimentos contienen frecuentemente gran contenido de grasas y pueden aumentar su riesgo de cáncer intestinal.

 

Alimentos con alto contenido de grasa y azúcar:

Las grasas son una parte importante de su dieta, pero no las necesita en grandes cantidades. Intente comer menos grasa en general, pero recuerde que el tipo de grasas que coma también es importante. Trate de reemplazar alimentos con alto contenido de grasas no saturadas (sanas) como aguacate y aceite de oliva por alimentos con alto contenido de grasas saturadas (nocivas) como mantequilla, repostería y quesos. Los alimentos azucarados como dulces y galletas le dan energía, pero no muchos nutrientes. También pueden causarle caries y gingivitis; por lo tanto, trate de limitar las cantidades que coma.

Si quiere  tener una guía acerca de los alimentos y su aporte nutritivo o vitamínico, hay muchas fuentes confiables en internet y en los centros de salud a lo largo del país.   Vale la pena investigar un poco en un tema que puede hacer su vida más larga y saludable.

 

Fuentes:

https://www.cdc.gov/healthyweight/spanish/healthyeating/index.html

https://www.bupasalud.com/salud/alimentacionsaludable