P

ara los emprendedores, lo más importante no es la idea en sí, sino pasar de la idea a la acción. Esta es la actitud de un verdadero emprendedor.


No tiene que esperar una “gran idea” para empezar su emprendimiento, basta con tomar la decisión de arrancar con la idea inicial. A diario se nos pueden ocurrir muchas cosas, lo que nos haría más indecisos; y así, nunca tomaríamos la decisión de empezar. Si ya tiene algunas ideas rondando en tu cabeza, decídase por la que tenga más sentido para usted, y emprenda tu camino al éxito.

¿Por qué no esperar la idea perfecta?

El momento es ahora, la oportunidad está en cada instante, nunca sabremos si una idea será genial o si será un fracaso hasta que no lo intentemos. Muchas veces lo que parece una buena idea, termina fracasando y otras veces lo que parecía una idea absurda o tonta, es la que realmente se proyecta al éxito.

Debe confiar más en sus ganas de prosperar con el negocio, que en su idea. En la marcha, dependerá de usted hacer de esa idea un proyecto. Su pasión debe estar enfocada hacia el negocio y no hacia su idea.

En realidad, podemos darnos cuenta de que la idea es solo una pequeña parte de lo que es un emprendimiento. La forma en que trabaje por desarrollarla, lo es todo. Póngala a prueba y evalúe los resultados.

Nunca se está lo suficientemente preparado, así que no espere y dele alas a su emprendimiento, luego vendrá la preparación real.

Empiece probando con familiares y amigos, ellos le darán una opinión sincera sobre lo que haces, pruebe con sus vecinos, compañeros de estudio o de trabajo, y se darás cuenta del verdadero potencial de su producto, para que vaya con mayor confianza y seguridad al siguiente paso.

No pierdas su tiempo haciendo grandes planes, empiece con una idea sencilla, luego la dinámica propia de lo que te ocupa, le irá llevando a desarrollar el prototipo de negocio que iniciaste.

Finalmente, no tema fracasar, precisamente al iniciar en menor escala, el nivel de riesgo es controlado; además, el fracaso puede convertirse en la oportunidad para superarse como emprendedor. No hay nada que temer, solo enfóquese en hacer que su idea funcione.