E

xisten muchas instituciones orientadas a dar la formación necesaria para hacer un emprendimiento; pero ser emprendedor no es algo que se aprenda del todo en algún curso de formación empresarial. Lo recomendable, es que en la escuela aprendas a aprender, ya que no existe un patrón exacto de cómo debes hacer un emprendimiento.


Si bien es necesario tener algunos conocimientos formales, también es necesario ir aprendiendo sobre cada situación que probablemente no hayas visto en la escuela de formación. Esta actitud, te permite estar alerta y moldearte rápidamente a los cambios que puedas enfrentar en el camino.
Te daremos 5 consejos para iniciar tu emprendimiento con éxito:

1. Aprende en cada oportunidad que se presente

Si estas cursando estudios de formación empresarial, trata de exprimir el conocimiento de tus profesores o compañeros que tengan una empresa o negocio; haz cursos extracurriculares, asiste a seminarios, investiga las experiencias de los empresarios de éxito, y aprende de tus propias experiencias.

2. Empieza por emprender un negocio pequeño

Existen muchas facilidades e incentivos para comenzar tu negocio pero, “ten cuidado”, no trates de correr antes de caminar, ya que todo es un aprendizaje; es mejor que vayas tomando el hilo de tu negocio, y paso a paso puedas ir creciendo de forma segura, dominando cada aspecto de tu negocio.
 
3. Escucha los consejos de tus colegas

Es necesario hacer networking, escucha a otros emprendedores y no te enfoques en hablar de tu propia experiencia; no es que esté mal que compartas tus conocimientos, esto pudiera ayudar a tus pares, pero debes estar atento de lo que ellos tienen que decir, porque seguramente podrás resolver algunas situaciones aplicando el conocimiento aprendido de tus colegas.

4. Realiza voluntariado en las áreas de tu interés

Si trabajas en un proyecto relacionado con el emprendimiento que quieres desempeñar, puedes conocer el mundo interior de la actividad que deseas desarrollar, advertir los inconvenientes del negocio, analizar todas las posibilidades de negocio, adquirir experiencia, ejercer liderazgo; todo esto, sin la necesidad de llevar sobre tu espalda el peso de una planilla y demás gastos que comprende el tener una empresa.

5. Hazte de un mentor

Es posible que necesites la opinión de alguien con experiencia. A veces, cuando estamos inmersos dentro del negocio, no vemos cosas que los demás si pueden detectar; asimismo, hay decisiones que deben tomarse con cabeza fría, y desde adentro no es sencillo pensar con claridad; por lo tanto, el apoyo de un mentor es una excelente idea.

Emprender y aprender son dos aspectos que van de la mano, lo aprendido ayudará a tomar decisiones y acciones que darán valor a su proyecto y la aplicación de ese aprendizaje se capitalizará en el sano crecimiento de tu empresa.