Que lindo seria vivir el día a día sabiendo que llegaremos al fin de mes con dinero suficiente para estar tranquilos e incluso para ahorrar, pero no, lamentablemente la realidad es que a la mayoría de los peruanos se nos dificulta poder lograr estirar el dinero para que no se nos acabe hasta la fecha de pago. ¡Pero es la realidad!, eso pasa porque lamentablemente vivimos en una era en el que el mañana no se cuenta, el momento es ahora y se disfruta.

 

Pero ¿qué pasa cuando al fin llega ese día y no tienes dinero para darte los gustitos que te diste la semana pasada?, ¿qué feo no?, es un cambio radical en tu estilo de vida, un día tienes y gastas y al otro contando lo que te queda sin poder disfrutar como lo hacías esos días de gloria.

 

Para que eso nunca más te pase, deberás organizar mejor tus gastos, pero además podrás seguir algunos de estos tips que cambiaran tu rutina diaria, para que de esta manera puedas ahorrar ese dinero que te vendrá muy bien en esos días de críticos.

 

 

 

Registra tus gastos

 

El gran primer paso que debes hacer es un cuadro donde describas tus gastos esenciales del mes, como tarjetas, celular, internet, etc. Luego deberás sumar el valor de todo eso y restarlo con el de tu sueldo. De esta manera estarás siempre al día y sabrás cuánto dinero te queda para gastar. Es importante que prevenir aquellos gastos que no haces cada mes, como el gimnasio o el mantenimiento de tu auto.

 

Anticípate

 

Separa un porcentaje del dinero que te queda y transfiérelo a otra cuenta diferente, el monto deberá ser el que tu elijas ya que te servirá como medio de ahorro o como salvavidas para emergencias. No deberás contar con este dinero ya que el fin es ahorrarlo.

 

Mira el panorama

 

Teniendo una idea de cuanto dispones para gastos, es preciso que pongas tus prioridades por encima de la mesa y que, si estas son costosas te límites a una por mes, de esta manera evitarás excesos innecesarios.

Parte de este ejercicio consiste en limitar los gustos muy caros para que tengas un panorama claro de cuánto dinero ahorrar para que el siguiente mes lo consigas.

 

Diles no a las deudas

 

Algunas deudas son inevitables, como los prestamos graduales para un auto o la cuota inicial del departamento que quieres. Si es tu caso procura pagar la mayor cantidad de cuota inicial que puedas, así podrás pagar más rápido el préstamo y el interés será menor. Pero si eso ya está dentro de tu cuadro de gastos mensuales, evita adquirir nuevas deudas, sobre todo esas de amigos o familiares, porque al fin de mes te lo cobrarán y eso desordenará tu presupuesto.

 

Verifica tus gastos

 

Cada vez que compres algo en persona guarda el recibo, de esta manera podrás llevar un mejor control cuando intentes excederte de tu presupuesto mensual, algo que pasa siempre. También sería útil que alguna app como Fintonic o Mooverang para llevar un control exacto de gastos y no se te pase nada.

 

Ahorra energía

 

Desconecta aparatos que no uses, no te duches con agua caliente en verano, ya que reducir de gran manera el consumo de luz, restará una cantidad significativa a tus cuentas, además de contribuir al medio ambiente. Matarás dos pájaros de un tiro.

 

Deja atrás las adiciones

 

Aunque no lo tomes en cuenta, el consumo de cigarro y alcohol genera un gran coste mensual, si contaras cuanto inviertes en ello te darías cuenta de que es mejor dejar de hacerlo para destinar ese dinero en cosas mucho más útiles.

 

Diviértete con poco

 

Estamos muy acostumbrados a que el divertirnos implique gastar y gastar, pero eso no es totalmente cierto ya que existe una comunidad de personas que invierten cero en su vida social, cambiando tus hábitos y encontrando actividades que con ingenio y creatividad podrán hacer tu día divertido. Por ejemplo, utilizar medios de trasportes urbanos para ir a lugares de recreación como centros culturales en donde proyectan cine o expongan alguna muestra interesante de arte, entre otros.

 

 

Controla lo que comes

 

Es importante que tengas en cuenta dos alternativas, o comer en casa o hacerlo en la calle, ya que muchas veces se hacen compras innecesarias en el supermercado que terminan al fondo del refrigerador porque pasas más tiempo comiendo fuera. Eso resulta contraproducente, ya que terminas gastando en comida sana que se malogra y en comida rápida que no te hace bien, gasto doble e innecesario.

 

 

Espero que estos tips puedan ayudarte a tener un mejor control del dinero, a ahorrar más y sobre todo a llegar a fin de mes con tranquilidad y sin perjudicar tu estilo de vida.