Si estás pensando en un emprendimiento y por tu mente pasan dudas con respecto a qué edad sería apropiado hacerlo; En realidad no hay que dar más vueltas, lo único que se necesita es una idea clara de lo que quieres lograr y empezar a recorrer el camino para alcanzar tu meta.

Si cree que no tiene los recursos necesarios, esto no es una excusa. Hay que empezar por algo; pequeños pasos en sentido de la actividad que desea desarrollar y el negocio irá tomando forma, consiguiendo gradualmente los recursos. 

Hay muchas cosas que hacer a la hora de emprender un negocio, muchos pasos previos que se pueden ir haciendo. La edad no es problema siempre y cuando usted tenga el compromiso consigo mismo de tomar las riendas de su futuro negocio.

Hay un ejemplo clarísimo que siempre me gusta mencionar, que nos demuestra que la edad no es impedimento para hacer realidad sus sueños; pese a una teoría que dice: “si no ha logrado su sueño de emprender antes de los 40, ya es tarde para hacerlo”. 

El ejemplo del que les hablo es: El señor Harland David Sanders, mejor conocido  como Coronel Sanders o Coronel Kentuky. Ya su nombre lo dice y esta persona nacida en el año 1890 de nacionalidad estado unidense, es el fundador de la cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken (KFC).

Pasó su juventud haciendo trabajos de todo tipo como marino mercante, vendedor de seguros, bombero en los ferrocarriles y granjero. Luego en un pequeño negocio consiguió iniciarse en el mundo de los alimentos como cocinero en un restaurant.

En 1937 a los 47 años de edad, pudo montar un restaurant donde cocinaba para 142 comensales, lugar donde empezó a desarrollar su receta de pollo frito con 11 hierbas y especias secretas. Con el inicio de la segunda guerra mundial y por esta causa, debió cerrar su establecimiento de comida, quedando sin esa fuente de ingresos, pero con un gran activo que le proporcionó su experiencia; ese activo es su receta secreta de pollo frito.

A la edad de 60 años, aprovechó la fama que tenía su receta de pollo frito, y expandió su negocio a través de franquicias bajo el nombre de Kentuky Fried Chicken, abriendo su primer restaurant en 1952 a los 62 años de edad. Así continuó propagando su negocio por todos los Estados Unidos y actualmente y muchas partes del mundo.
También en 1968 abrió un restaurant paralelo a su negocio, con el nombre de su esposa Claudia Sanders’ Dinner House, el cual sigue en funcionamiento actualmente.

 El Coronel Sanders, murió en el año 1980 a causa de una leucemia aguda, para ese momento percibía ingresos de más de 200.000 mil dólares por sueldos anuales, además de regalías, por ser la imagen publicitaria; cargo que venía desempeñando tras separarse de la dirección de KFC  desde el año 1970.

El Coronel Sanders, es un gran ejemplo a seguir por todos aquellos que tienen un sueño y quieren hacerlo realidad. No importa a qué edad empiece, desde un niño hasta una persona de la tercera edad, todos pueden hacerlo siendo perseverantes y consecuentes con sus ideales de negocio.