Muchas veces nos preguntamos; por qué me estafaron o por qué perdí mi trabajo o por qué no me salieron las cosas como las había planificado, en el momento en que las vivimos nos da cólera, decepción, ira, afán, sufrimiento y muchos sentimientos de renegar contra nosotros mismo o echar la culpa a terceros, sin embargo una vez que paso el evento que vino a nuestra vida, pasan cosas buenas y nos damos cuenta porque tenía que pasar tal o cual cosa, al final resulta para bien todo lo malo.

¿El fracaso es bueno? Sí, el fracaso es lo mejor que nos puede pasar en la vida, siempre y cuando ténganos nuestra lección aprendida, la suma de fracasos dará como resultado un gran éxito, la perseverancia y la calma en medio de la tormenta son las mejores virtudes que debemos aprender a tener.

Entonces si es así; ¿Por qué en medio fracaso nos deprimimos? Nos deprimimos porque en ese momento nuestro inconsciente que sí es consiente,  no quiere aceptar la verdadera realidad, que todo es para bien y si todo es para bien porque me afecta lo que me está pasando, es simple esta realidad tiene un comportamiento que sigue un estímulo; es decir fracaso igual sufrimiento, sin embargo poco a poco debemos interiorizar que el fracaso es igual a “todo es para bien”, darnos cuenta que la vida sigue un curso que no podemos modificar pero que la suma de fracasos nos ayudará más de lo pensamos, el que nunca se equivoca realmente nunca habrá aprendido.