E

n Moquegua, abrió su negocio una joven empresaria, quien, con apenas 23 años, ya es la dueña de un negocio que se denomina “las Chicas del Raspado”. Esta simpática emprendedora, nos cuenta que empezó esta actividad producto de la necesidad, ya que se encontraba estudiando en la universidad y no tenía suficientes recursos para sostener sus estudios y ayudar en su hogar.


Fue entonces cuando junto a su hermana, y sin contar con ninguna herramienta de trabajo, se iniciaron en el negocio vendiendo sus productos en eventos gastronómicos y como vendedoras ambulantes.

Hoy en día cuanta con un local propio frente a Plaza Vea, donde tiene gran concurrencia de clientes. Además combina su trabajo con su nuevo rol de madre, y sigue trabajando con el mismo empeño, esta vez, también para sacar adelante a su familia.

“Empecé a trabajar con Caja Arequipa en el año 2013, inicié con un crédito de 1.000 soles con el que adquirí mi primera barra para eventos. Luego saqué un crédito de 5.000 soles con el que implementé este local, actualmente cuento con el crédito de 25.000 soles con el que estoy implementando un segundo local en mi propia casa”, nos cuenta la empresaria.

En su local trabaja de lunes a domingo para que sus clientes puedan disfrutar de sus ricos raspados y demás productos cualquier día de la semana; Además, los fines de semana, sus clientes pueden acudir al parque ecológico, lugar turístico de la ciudad de Moquegua, donde podrán disfrutar de sus exquisiteces.

Dentro de los productos que ofrecen a sus clientes además de los raspados se encuentran los ricos helados de fruta moqueguana, cremoladas de frutas, queso helado y jugos frost. 

“Como empresaria me siento orgullosa por lo que he logrado hasta ahora, iniciamos desde muy abajo y ahora contamos con un local propio para la venta de nuestros productos. Lo que nos diferencia de las demás empresas es que nuestros productos están hechos a base de pura fruta natural, no usamos esencias, tenemos mucha variedad de productos y tenemos muchas ganas de trabajar y progresar”, agrega la ganadora del premio Empresario Joven del PREMIC 2016.

Una de las claves de su éxito, es que aparte de tener excelentes productos, atienden a sus clientes, como les gustaría que las atendieran a ellas, siempre muy pendientes de dar la mejor atención.

Algo que caracteriza a esta joven emprendedora, es su empuje y deseos de superación, puesto que desea ampliar su proyecto montando nuevos locales para tener mayor proximidad con los clientes y mejorar sus ingresos. Nos comenta que desea poner locales en la Plaza de Armas de la ciudad, un local propio en su casa y contar con otro local dentro del centro comercial Plaza Vea.

Finalmente, Erika Agradece a la institución y recomienda a otros emprendedores a depositar su confianza en Caja Arequipa, ya que desde el momento en que solicitó el primer crédito, la entidad financiera le atendió rápidamente y de forma oportuna.