No es fácil asumir el liderazgo, porque al estar al frente, se pueden cometer errores importantes, que pueden desmoronar ese liderazgo y hacer que los terrenos conquistados hacia la meta, se caigan como una torre de naipes.
Quiero mostrarle algunos consejos, para evitar esos errores, que no debe cometer a la hora de liderar:
-No se resista al cambio. El líder debe adaptarse rápidamente a los cambios, evite que los miembros de su equipo no sientan la confianza de tener un líder que se atreve a cambiar y a aceptar las nuevas propuestas de sus colaboradores.
-No proponga reuniones cuando no tiene claro los puntos a tratar. Esto es un error común que hace que su equipo pierda interés; por considerar, que sus reuniones son una pérdida de tiempo, ya que no se exponen con claridad los puntos que puedan ayudar efectivamente en el desarrollo de los objetivos.
-Siempre de la cara por el equipo. Huir de las responsabilidades y dejarlas en manos de su equipo, es imperdonable para un líder. Una de las cosas por las que un líder se hace seguir, es porque asume las responsabilidades, su equipo sabrá apoyarle también en los malos momentos.
-Aprende a decir “NO”. Cuando te sobrecargas de tareas por no saber decir que no, pierdes la dirección y ocupas el tiempo que debes dedicar a la estrategia y dirección, en otras cosas que aportan nada a tus metas. No se puede complacer a todos siempre. En la medida que te enfocas en las tareas importantes, fortalecerás tu liderazgo.
-Debes tener control de la gestión de tu equipo. No basta con algunas preguntas recurrentes para saber cómo va el desarrollo; es necesario buscar mecanismos precisos para medir la gestión de los colaboradores: los indicadores de gestión son útiles en estos casos.
-Comunícate efectivamente. Hay herramientas para la comunicación muy útiles como los correos electrónicos y los WhatsApp, pero no todo se soluciona con estas. Cuando se trate de algún asunto de urgencia, debes evitar usar esos recursos y en frente de los miembros del equipo, solicitar aquello que necesitas con urgencia. Así podrás garantizar la respuesta oportuna que necesitas.
-Acepta los errores. La humildad con la que asumas los errores cometidos, te hará ganar el respeto de los demás. De lo contrario, sólo hará que el ambiente de trabajo se torne turbio y pierdas el respeto de los colaboradores, porque no verán en su líder el ejemplo a seguir.
-No tome decisiones apresuradas. En medio del apuro, usted puede estar pasando por alto detalles importantes a la hora de tomar una decisión. Esto puede afectar el desempeño de todo el equipo. Analice con calma todas las variables que puedan afectar su accionar y luego de estar seguro, tome en sus manos la solución adecuada.
Usted debe considerar cada uno de los puntos expuestos anteriormente, ya que el no hacerlo, puede desplomar su intento por ejercer un buen liderazgo.