L

a mayoría de los negocios que se van a pique, tienen un factor común y es que tienen errores de planificación. Si la estrategia no está bien definida, el rumbo de tu emprendimiento puede sufrir grandes consecuencias. 

Sabemos que existen variables que quizá no podamos prever, pero siempre la mejor decisión está en realizar una planificación estratégica, donde se tomen en cuenta la mayor cantidad de variables posibles para su desarrollo.

Le mostraremos algunos aspectos que debes considerar a la hora de planificar y puedas evitar errores drásticos para tu negocio:

- Se realista en tus proyecciones.

Siempre es bueno ser algo conservador a la hora de estimar las proyecciones de ventas; además, debes también ser cuidadoso con los costos y gastos, una sobreestimación en estos, afecta el punto de equilibrio, ya que su cálculo depende mucho de estos datos. Si tu estimación de costos es muy baja, donde no consideraste algunos aspectos relacionados; en la marcha te darás cuenta de la realidad y de cómo afectará negativamente tu punto de equilibrio y la factibilidad de tu negocio. 

- No retrases las acciones importantes.

Algunos emprendedores tienen en mente desarrollar su plan para montar un negocio y olvidan lo más importante que es el capital. Por lo tanto mientras se va desarrollando el plan, debes ir trabajando en conseguir ese capital necesario, sea redoblando los esfuerzos para poder ahorrar más, algún socio capitalista o identificando las opciones de créditos y al mismo tiempo, reunir los requisitos necesarios para obtenerlo.

- No contemples sólo los números.

Si bien es importante hacer tus proyecciones numéricas, el negocio no sólo trata de eso, va mucho más allá, debes realizar el branding empresarial (construcción de tu marca) marketing, diseño, desarrollo del producto, estudio de mercado, etc. En realidad, estos puntos pueden ser mucho más importantes, porque son los que les dan el valor a tu producto.

- Sé el factor diferenciador.

Muchos cometen el error de no hacer un estudio de mercado y llegan con más de lo mismo y peor aún, con precios más altos y calidad inferior. Hay que tomarse el tiempo para analizar la competencia, identificar en qué se puede innovar para dar mayor valor al producto y para ser competitivos. Nunca deje de innovar, busque la diferenciación, no importa si su negocio ya está en marcha, usted debe ir un paso adelante.

- Adáptate.

Un error común es querer imponer tu idea de lo que para ti es un buen negocio a los demás. Hay que estar claro de las condiciones culturales de tu público objetivo, tus productos deben proporcionar algún elemento con el que ese público se vea identificado, de lo contrario, corres un gran riesgo en tu emprendimiento.
Iniciar un emprendimiento no es cosa fácil, la competencia es dura; cual si se tratara de la jungla sólo los fuertes sobreviven. Un buen plan considerando los puntos mencionados, pueden contribuir al éxito de su negocio.