Este tiempo de aislamiento ha hecho que  muchos microempresarios piensen en reinventar su negocio o cambiar de giro para adaptarse al nuevo escenario que nos ha dejado la crisis sanitaria. Sin duda, una de las opciones más recomendadas es iniciar en el mundo digital: el comercio electrónico, es la actividad que más ha crecido entre el 50 y 80% según la Cámara de Comercio de Lima.

 

Sin embargo, una opción que también es posible considerar para las microempresas que temen una saturación del mercado del ecommerce, son las Fintech.

 


El término “Fintech” deriva de las palabras “finance technology” y se utiliza para denominar a las empresas que ofrecen productos y servicios financieros, haciendo uso de tecnologías de la información y comunicación, como páginas de internet, redes sociales y aplicaciones para celulares. De esta manera prometen que sus servicios sean menos costosos y más eficientes que los que ofrecen la banca tradicional.

 

Estas empresas financieras operan como intermediarios en transferencias de dinero, préstamos, compras y venta de títulos financieros, así como asesoramiento financiero. Las áreas en las que se desenvuelven son:


Pagos y remesas.


Préstamos.


Gestión de finanzas empresariales.


Gestión de finanzas personales.


Financiamiento de proyectos (Crowdfunding)


Gestión de inversiones.


Seguros


Educación financiera y ahorro.


Soluciones de sistema de evaluación (Scoring), identidad y fraude.


Trading y mercados.

 

Estas entidades resultan atractivas principalmente para personas jóvenes, ya que la mayoría de ellas están vinculadas a tecnologías relacionadas con dispositivos móviles, aunque pueden resultar muy útiles para muchas personas y negocios pequeños. Generalmente, no hay necesidad de ir a una sucursal para llevar a cabo algún trámite; por lo que son innovadoras y flexibles al público.

 

Las empresas Fintech, favorecen el mejoramiento de la inclusión financiera mediante la creación de servicios y plataformas tecnológicas que permiten la prestación de estos servicios a través de la red. Evalúa esta opción de negocio y ve si es compatible con tu emprendimiento.