Hasta no hace mucho tiempo se ha considerado, que la productividad está relacionada con las horas que el trabajador dedique a sus labores; pero estudios realizados al respecto, contradicen esta teoría.
En general, las personas que duermen menos de 6 horas al día, rinden mucho menos en el trabajo, que las que duermen 8 horas. No todas las personas necesitan dormir las 8 horas recomendadas, pero gran parte de la población no tiene esa capacidad de conseguir un sueño reparador en menos del tiempo aconsejable. La mayoría de los seres humanos necesitamos dormir 8 horas mínimas para tener un buen rendimiento en el trabajo.
Adicional al sueño reparador, también se ha demostrado que las personas que toman un pequeño descanso en ciertos lapsos de tiempo en el trabajo, tienen un mayor rendimiento que aquellas que laboran de forma corrida.
Nuestro cerebro no soporta largos períodos de concentración, por lo que, necesita un pequeño descanso para seguir trabajando con un mayor rendimiento.
La relación de tiempo sugerida es 52-17 es decir, 52 minutos de trabajo intenso por 17 de descanso. Esta relación puede variar según la actividad y la persona. Pero ciertamente es recomendable establecer un horario personalizado para tomar esos pequeños recesos.
Es necesario que los trabajadores busquen sus propios mecanismos de trabajo y lo consulten con sus superiores, para establecer una forma de trabajo que los pueda hacer más eficientes.
El trabajador puede seguir unos procedimientos para ejecutar su agenda de la mejor manera. Las recomendaciones básicas son las siguientes:
-Dividir el tiempo de trabajo y las tareas que se van a desarrollar en esos tiempos.
-Eliminar las distracciones.
-Tener todas las herramientas de trabajo a la mano.
-Evitar las multitareas. Es mejor enfocarse en una sola tarea, en el tiempo escogido.
-Organizar la agenda diaria, para saber cuáles son las tareas a desarrollar y no perder tiempo buscando una actividad.
-En los tiempos de descanso, tratar de poner la mente en blanco; tomar un café o agua; estirar las piernas, cualquier actividad dentro de la organización que le permita despejar la mente, para poder reincorporarse con mente fresca a sus labores.
La aplicación de este método para optimizar el tiempo de trabajo buscando el mayor rendimiento; traerá en consecuencia, mayor productividad por parte de sus colaboradores dentro de la organización.