N

o debemos limitarnos a realizar inversiones a corto plazo. Generalmente, pensamos que las inversiones se refieren a los depósitos bancarios o la bolsa de valores entre otras. Esto es un error común, es una apreciación equivocada sobre las inversiones. Nuestros ojos deben estar puestos tanto en inversiones a corto plazo, como a largo plazo. Usted puede invertir a largo plazo en un negocio, bienes raíces, franquicias, marketing en red, fondo de pensiones, seguros y otras.


La libertad financiera, es el sueño dorado de todas las personas; para lograrlo, es necesario que usted desarrolle sus habilidades como inversionista. Este artículo tal vez no garantice su libertad financiera, pero le será de mucha ayuda para avanzar en este sentido. Ponga cuidado a las siguientes recomendaciones:

- Educación financiera: Instrúyase en la materia, busque asesoramiento e información, lea libros escritos por aquellos que han alcanzado la meta. Si usted está bien informado, puede evitar muchos errores y llegar con éxito a su meta financiera.

- No piense demasiado.
Cuando usted está bien instruido como inversionista, debe aprender a tomar decisiones confiando en su conocimiento e instinto. Las oportunidades de negocio pasan con rapidez y no vuelven, hay que ser decisivo, esta es una condición que tienen los que logran triunfar.

- Analice las opciones: Muchos inexpertos no saben identificar el momento correcto para invertir y se van bruces. La paciencia es de sabios, sepa identificar el momento indicado analizando las opciones que más se acerquen a lo que usted espera; eso sí, no cometa tampoco el error de esperar la inversión ideal, eso rara vez se puede dar.

- No se deje impresionar: Los mercados bursátiles son muy variantes y pueden presentar alzas y bajas que no necesariamente se mantendrán, igualmente en otros mercados de inversión; por ello, tome decisiones bien fundadas en el conocimiento y no en suposiciones. Consulte con los expertos, es sano seguir los consejos de los que tienen experiencia.

- Inteligencia emocional: Los inversionistas exitosos, aprenden a dominar su instinto ante situaciones apremiantes o de estrés, El dominio propio es fundamental. Ante situaciones  extremas, debe hacerse una pausa para analizar, buscar la salida adecuada y luego accionar; de esta manera, nuestro instinto no nos gana la partida con reacciones desfavorables, que pueden hacernos perder mucho dinero.

- Constancia: El inversionista siempre tiene un plan a corto, mediano y largo plazo; a pesar de las fluctuaciones que pueda tener en el camino, sigue su meta alimentándose de los errores y usándolos positivamente en sus siguientes pasos.

- Haga buen uso de su tiempo: Las inversiones a largo plazo no pueden esperar, hágalas lo antes posible, precisamente por ser a largo plazo, debe transcurrir el tiempo necesario para ver el fruto de su inversión. Optimice su tiempo en el trabajo, para dedicar más de este a sus metas financieras.
Vaya desarrollando sus puntos débiles y aproveche sus fortalezas para convertirse en ese inversionista exitoso que todos quieren ser.