C

uando hablamos de estar cubiertos ante eventualidades, debemos considerar que existen dos tipos de seguros que pueden adquirirse individualmente o en conjunto, estos seguros son: El seguro de salud y el seguro de vida.

El Estado, obliga a afiliarse al trabajador a los sistemas de salud dando una garantía mínima al resguardo de su salud e integridad.

Algunas empresas contratan seguros colectivos para dar más beneficios a sus empleados y así poder dar mayor cobertura y tranquilidad a los mismos. 

El seguro de salud, suele ser uno de los más utilizados; puesto que los accidentes y enfermedades están latentes y a cualquiera le puede ocurrir; sin embargo, el seguro de vida, también cobra mucha importancia, porque a consecuencia de nuestro fallecimiento, nuestros familiares se pueden ver perjudicados por los gastos derivados de los servicios fúnebres y demás gastos inherentes al hecho.

Normalmente, no nos detenemos a pensar en la posibilidad de nuestro fallecimiento, sobre todo las personas jóvenes, pero siendo realistas; no hay nada más “seguro”, que en algún momento, esto deba suceder. Por esa razón debemos ser precavidos y responsables de nosotros mismos, hasta en ese momento, y no dejar a nuestros seres queridos  con esa carga económica, aparte de la sentimental.

No olvidemos que estar desamparados ante cualquier contingencia, puede ser la causa de nuestra ruina y la de nuestros seres queridos. No se debe ver como un gasto, sino como una inversión. Existen personas que han debido adquirir compromisos de pagos, poniendo en riesgo todo su patrimonio, por el simple hecho de no estar cubiertos. Todos sabemos lo costoso que es la salud privada, que en muchos casos, es la que tiene la capacidad de socorrer adecuadamente nuestras necesidades.

Para tomar la decisión de a cuál o cuáles tipos de seguros usted puede afiliarse, lo primero que debe hacer es asesorarse con un profesional que le muestre los planes que se puedan ajustar a sus necesidades. Además, identifique sus posibilidades económicas para poder afiliarse a algún plan de cobertura tanto de salud, como de vida; o de ser posible, ambas. 

Estos profesionales del seguro, tienen con certeza muchas posibilidades para ofrecerle, y con seguridad, alguna se ajustará a su bolsillo. Ya que los seguros de salud y vida cuentan con muchas más alternativas que otros tipos de seguro. Adicionalmente, existen financiamientos para adquirir estas pólizas, lo importante a resaltar, es que en caso de financiamiento, usted sea puntual con los pagos de las cuotas, porque de no estar al día a la hora de un evento desafortunado podría quedar desamparado y tener que asumir los gastos por cuenta propia.

Espero que esto pueda hacerle pensar, en la posibilidad de estar tranquilo asegurándose usted y sus seres queridos, en caso de no lo haya hecho; por su bien y el de su familia.