La persona que lidera, debe ser capaz de controlar sus emociones en todo momento a pesar de sus propios problemas, mostrar plena confianza en sí mismo y enfrentar sus retos.
Los líderes, deben estar conscientes de lo que sienten, así como también conocer el significado de sus emociones y de qué manera pueden influir en el equipo que lidera. Una alta capacidad de entendimiento y manejo de las emociones, son las características principales del líder que posee inteligencia emocional.
Quien ejerce un liderazgo con inteligencia emocional, antes de tomar una decisión, procura obtener la mayor comprensión posible sobre el asunto, comunicándose y escuchando atentamente a su equipo y dando valor a las posibles consecuencias por las decisiones que pueda tomar.
Es necesario potenciar las capacidades del liderazgo, poniendo en práctica la inteligencia emocional. Cualquiera que sea la actividad que desarrolle como líder en su empresa, trabajo, u hogar, la aplicación de la inteligencia emocional, resulta en acciones y decisiones más acertadas.
Los resultados son muy distintos si se aplica la IE o no. Si usted se deja llevar por el enojo y se dirige de forma inapropiada a sus colaboradores, está generando un clima perjudicial para su empresa; en cambio, si toma las cosas con calma y evalúa los pro y los contras de la situación antes de dirigirse a sus colaboradores, seguramente se podrá comunicar de la mejor manera y cambiar los resultados hacia algo positivo.
Según el psicólogo estadounidense Daniel Goleman existe 5 elementos principales de la inteligencia emocional, estos son los siguientes:
-Conciencia de sí mismo.
-La autorregulación.
-Motivación.
-Empatía.
-Las habilidades sociales.
Los líderes capaces de realizar una buena gestionar sobre cada uno de estos elementos mencionados, habrán desarrollado  su inteligencia emocional al máximo.