Paul Hersey y Kenneth Blanchard, crearon el modelo de liderazgo situacional, basados en la necesidad de que el líder ejerza un liderazgo en relación con el comportamiento y actitud de cada individuo del equipo de trabajo; haciendo un estudio de la situación de los colaboradores a través de una evaluación, para poder determinar la forma más acertada de relacionarse con sus colaboradores y conseguir un mayor rendimiento; así como también, hallar las condiciones en las que se puede ejercer influencia y control en que cada situación concreta.
En este artículo nos vamos a enfocar en los tipos de liderazgo que propone este modelo para cada tipo de colaborador. Según sus características, los colaboradores se clasifican en 4 tipos y para cada tipo, un estilo de liderazgo:
1- Colaboradores que no saben y no quieren. 
No son competentes ni quieren asumir responsabilidades. Necesitan órdenes directas y claras.
Estilo de liderazgo aplicable. 
Para este tipo de colaborador el líder, 1. Ordena. 2. Su participación en cuanto a tareas es muy activa, con poca implicación personal. 3. Debe controlar ya que carecen de habilidad y motivación. 4. Supervisa de cerca. 5. Él y sólo él dice qué, cómo, cuándo y dónde. 6. “El líder toma las decisiones”.
2- Colaboradores que no saben, pero quieren. 
No son competentes, pero quieren aprender y asumir responsabilidades. Están motivados aunque carezcan de las habilidades o conocimientos necesarios. Hay que enseñarles a realizar las tareas y lograr que asuman la visión del líder.
Estilo de liderazgo aplicable.
En este caso, el líder 1. Persuade. 2. Dirige y apoya al mismo tiempo. 3. Explica sus decisiones. 4. Permite aclaraciones. 5. Están motivados y quieren aprender, hay que enseñarles. 6. Se trata de convencerles con los actos y que se identifiquen con su visión. 7. “El líder toma las decisiones tras dialogar con su colaborador y explicar sus argumentos”.
3- Colaboradores que saben, pero no quieren.  
Tienen la habilidad y la capacidad necesaria, pero no están motivados por que no les gusta el puesto, tienen problemas con la empresa, les afectan contingencias personales con otros integrantes del equipo (incluido el líder), hay asuntos particulares de su vida privada que influyen en su rendimiento…
Estilo de liderazgo aplicable.
Para accionar adecuadamente, el líder 1. Participa. 2. No les puede controlar, porque al menor despiste hacen lo que quieren; ni enseñar, porque ya saben; ni delegar, porque no harían lo correcto; así que sólo puede tratar de involucrarles de nuevo ya que es personal formado y muy preparado, por lo que es importante recuperarles. 3. La comunicación es muy activa. 4. Les alienta y motiva. 5. Comparte sus decisiones con ellos para implicarles. 6. Si puede, les genera ‘deudas’ personales con él (sin decírselo), a ser posible públicamente. 7. El líder y el colaborador toman juntos las decisiones, o las toma el colaborador con el respaldo del líder.
4- Colaboradores que saben y quieren. 
Capacitados y motivados, responden perfectamente a la confianza que se deposite en ellos.
Estilo de liderazgo aplicable.
El líder 1. Delega. 2. Dirige y apoya en la distancia. 3. Observa y supervisa. 4. Fomenta el funcionamiento autónomo. 5. Valora su experiencia, conocimiento y dominio de sus habilidades. 6. Les muestra su confianza. 7. El colaborador toma las decisiones.
Cuatro estilos de liderazgo bien definidos que se pueden aplicar a cualquier responsable de equipo, ya sea de un departamento como Comunicación, al gerente de una Pyme o al CEO de una multinacional.