¿Por qué lo que comemos está matando a la gente?

Más verdufrutas y menos sal…un gran reto

Más verdufrutas y menos sal…

Alrededor de 10 de los 11 millones de muertes relacionadas con la dieta en el 2018 se debieron a enfermedades cardiovasculares, lo que explica por qué la sal es un problema tan grave. Demasiada sal eleva la presión arterial, lo cual a su vez aumenta el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La sal también puede tener un efecto directo en el corazón y los vasos sanguíneos, lo que puede provocar insuficiencia cardíaca.

Los granos enteros, las frutas y las verduras tienen el efecto contrario: son "cardioprotectores" y reducen el riesgo de problemas cardíacos. Es por eso que se recomienda ingerir estos alimentos como base de las comidas fuertes, pero también recordar que a la hora de un “break” o un “brunch” son la combinación perfecta.

Curiosamente En América Latina, Perú es el país con la dieta más saludable, seguido de Puerto Rico (125,7 por cada 100.000 habitantes), Panamá (142,8), Colombia (143,1), Costa Rica (153,2) y Chile (158,3). Y, en términos generales, la región tiene un porcentaje de muertes asociadas a la dieta menor que el promedio global (22%), destacándose en especial los países andinos (Bolivia, Ecuador y Perú) con solamente un 15% de muertes vinculadas a la dieta.

Ningún país es perfecto en tener una dieta perfecta y cada uno favorece una parte de una dieta saludable más que otros. El gran reto de la gente es aumentar el consumo de granos integrales, frutas, nueces, semillas y vegetales, y reducir la sal en la medida de lo posible. Sin embargo, el factor económico se convierte con frecuencia en una limitante. Se estima que, en los países más pobres, consumir cinco frutas y verduras al día ocuparía el 52% del ingreso para la canasta familiar.

El público puede tomar decisiones más sanas si está informado y tiene los recursos, pero para algunos las ofertas de "compra uno y lleva uno “de sus mercados no son ofertas saludables. Es importante que se geste un cambio en los hábitos alimenticios, que se enfoque en los nutrientes y cuáles alimentos deberían estar comiendo las personas en realidad.