M

uchas personas inician un negocio sin experiencia previa, por lo que, es muy frecuente que las oportunidades de negocio se presenten inesperadamente. Debido a esa falta de experiencia se pueden pasar por alto aspectos muy importantes, que de no tomarse en cuenta, pudieran echar por el piso todo el esfuerzo y recursos utilizados para poner en marcha su emprendimiento.


Seguidamente, haremos un resumen de los aspectos de los que usted debe estar pendiente, para no cometer equivocaciones en su gestión de negocio:

- La mayoría de los grandes directivos señalan a la cultura empresarial como un factor más importante que la estrategia o el modelo operativo. La cultura empresarial, se define como: “el conjunto de normas, de valores y de formas de pensar que caracterizan el comportamiento, posicionamiento del personal en todos los niveles de la empresa, el estilo de dirección, la forma de asignar los recursos, la forma de organizar la esa corporación, así como la imagen de la empresa”, según explican Leyva Granados y Yuliana

Azucena en su trabajo Desarrollo de una cultura empresarial contra el paradigma de las agencias publicitarias.

En tal sentido, pudiéramos decir que debe cuidar de mantener la cultura empresarial involucrando a cada una de las personas que nos colaboran en el emprendimiento, haciéndoles sentir parte de estos valores, políticas, y manera de trabajar que nos identifica como organización; es un paso muy importante que usted como empresario debe dar. Esto le permitirá tener un equipo involucrado e identificado con la empresa y hará de sus colaboradores personas más eficientes y dignos embajadores de su compañía.

- Tenga Estrategias claras y precisas. Las estrategias son las acciones que usted desempeñará, para sortear todos los factores de riesgo que puedan afectarle en el desarrollo de su compañía; adicionalmente, le permitirá establecer los objetivos a seguir y las metas, convirtiéndose en una guía para definir los métodos de trabajo y recursos que necesita para culminar exitosamente su plan.

- Mantenga motivado a su personal. Bajo un clima de motivación las personas pueden hacer grandes aportes a su empresa, mostrando lo mejor de sus capacidades y talentos.

- No deje de ser humilde. Los directivos que siempre creen tener la razón, generan climas hostiles en el trabajo, puesto que no escucha las opiniones valiosas de sus colaboradores, opiniones estas que pueden inferir la solución a los problemas que se enfrentan o algunas ideas innovadoras que coadyuven al crecimiento de la empresa. 

Finalmente, una empresa que es gestionada tomando en cuenta estos aspectos mencionados anteriormente, garantiza su existencia y se encamina al éxito.