Tener nuestras finanzas en orden debería ser un atributo de todo adulto; sin embargo, muchos de nosotros luchamos para hacer que el dinero nos alcance a fin de mes; y es que salimos al mundo laboral sin muchas nociones de cómo manejar nuestro dinero lo cual genera un desorden y un caos que muchas veces nos puede generar más de un dolor de cabeza. La gestión de las finanzas personales requiere de cierta disciplina y mucho control.  Estos principios se aplican independientemente del tipo de actividad que una persona desarrolle. Considera estos 5 aspectos para que puedas organizar y planificar mejor tus finanzas:

 

1. Calcula el precio de las cosas en términos de tiempo

Antes de comprar algo, piensa en cuánto cuesta en términos de las horas que necesitas trabajar para pagar por él y el tiempo de uso que tendrá ese artículo.

Esto es un hábito que, una vez adoptado, te ayudará a tomar decisiones más inteligentes, como dejar de comprar cosas que no usarás nunca o muy pocas veces, además comprarás menos cosas y de mejor calidad y duración lo cual serán una mejor inversión.

 

2. Identifica y elimina los gastos innecesarios

Esto dependerá de tus gustos y necesidades, debes identificar en base a tus costumbres las compras que sueles hacer y cuáles de ellas son prescindibles o imprescindibles y calcular cuánto dejarías de gastar si dejas de comprar todo aquello que no sea realmente necesario. Esto ayudará a cambiar tus hábitos y a tomar mejores decisiones.

 

3. Lleva un diario de gastos

Para ayudarte a identificar tus gastos recomendamos que durante por lo menos dos meses anote en un libro todos sus gastos, detallando el monto y concepto, la fecha y hora que hizo el gasto. Esto le ayudará a identificar buenos y malos hábitos de consumo y sobre todo a identificar cuales realmente son necesarios o no de realizar, así como a ordenar en cuales categorías consumes más para que puedas ajustarla. Sería más útil inclusive si en lugar de un cuaderno utilizas programas que te permitan analizar los gastos con gráficos y datos que te ayudarán a ordenar y agrupar los datos para identificarlos más fácilmente.

 

4. Fija un presupuesto

Una vez tengas ordenados tus gastos debes alinearlos con tu presupuesto. Aunque consideres este paso innecesario el tener un presupuesto te ayudará a saber qué puedes gastar y qué no el siguiente mes y también ver si puedes o no darte un gusto sin endeudarte. y de asegurarte de que nunca te quedes sin dinero para pagar las facturas. La tranquilidad de saber que no te va a sobrar mes al final de la quincena vale el esfuerzo extra.

 

Existen aplicaciones para llevar presupuestos, o puedes hacerlo en una hoja de cálculo en tu computadora, o simplemente en un pedazo de papel. Comienza por ingresar los pagos que no puedes dejar de hacer (como renta, seguros, hipoteca, pagos de deudas), establece categorías y fija montos límites para cada una. Luego puedes incluir un monto para entretenimiento u ocio si tienes un saldo y un monto para emergencias.

 

5. Crea el hábito de ahorrar

Ahorrar puede ser extremadamente difícil siempre es útil fijarte una meta para cumplir el objetivo y lograr que mes a mes puedas juntar esa cifra que te ayudará a alcanzarla. Por ejemplo, un viaje familiar suele ser un deseo que muchas personas tienen visualiza tu objetivo imagínate cumpliéndolo eso te dará mayor motivación para lograr tu objetivo.

Sea cual sea tu meta igualmente, es muy importante siempre tener un "fondo para emergencias ": algo de dinero que te permitirá recuperarte de un golpe financiero o emergencia. Lo ideal es tener al menos el equivalente a tres meses de tu presupuesto en una cuenta de ahorros: ésta debería ser tu primera meta.


Fuente:

https://hipertextual.com/2015/07/musica-para-trabajar