Para promover un liderazgo transformador en la empresa, se debe implementar programas de apoyo y desarrollo para los colaboradores, acordes a sus necesidades elogiando y compartiendo los logros alcanzados; responsabilizando al personal con mayor jerarquía en todos los niveles, del crecimiento y desarrollo de las personas a su cargo.
Se debe utilizar gran variedad de alternativas de estímulos ante los estándares de desempeño, valorando los aspectos cuantitativos y cualitativos. 
Es importante animar a sus colaboradores a implementar toda su creatividad e iniciativa, reconociéndolas y estableciendo estándares de desempeño, razonables, claros y transparentes para todo el mundo.
Es preciso otorgar a los colaboradores suficiente autonomía para que con la iniciativa necesaria, puedan ser excelentes en su trabajo; cultivando una relación entre todos los trabajadores de la organización basada en el respeto mutuo y la sana y enriquecedora interdependencia, sin que la jerarquía sea un obstáculo.
Establecer un clima de confianza en las personas y su capacidad de aporte, desarrollando relaciones humanizadas, con el objetivo de alcanzar un mejor desempeño y valorándolo; delegando mayores responsabilidades a los colaboradores más calificados.
Es predominante velar por la seguridad y salud en el trabajo. Promover el comportamiento saludable dentro y fuera del trabajo, manteniendo una conciliación entre la vida profesional y familiar de los trabajadores.
Siguiendo estas pautas, su empresa se verá beneficiada con el surgimiento de un nuevo liderazgo transformador, con nuevas formas de liderazgo, producto de todas estas acciones que promueven los cambios en su organización.