No basta con ser un entusiasta vendedor, debes nutrirte con el aprendizaje de técnicas que le darán mayor valor a tu talento. No es sencillo conseguir la venta de un servicio o producto, se debe tener una preparación para que cada vez sea más efectivo su esfuerzo.

 

Le daremos unas recomendaciones que seguramente te van a ayudar a conseguir tus objetivos de venta:


  • Todo radica en lo que estás vendiendo, si conoces bien el producto y te identificas bien con lo que estas vendiendo, se puede decir que tienes gran parte de la venta asegurada. Nada impresiona más, ni tiene tanto impacto, como cuando el vendedor transmite al cliente, la seguridad y la confianza que tiene sobre el producto que está promoviendo. 
  • Cuando el vendedor no está claro sobre las características y ventajas del producto que está vendiendo y mucho menos, se identifica; no tendrá argumentos suficientes para lograr captar la atención del cliente; por el contrario, el cliente no tendrá una información convincente sobre el producto; y esa inseguridad, hará que el cliente sienta un rechazo absoluto.
  • Los valores son sus aliados. El vendedor debe ser una persona con integridad, mostrar una gran educación y respeto hacia los demás. Debe ser una persona perseverante en su esfuerzo por conseguir sus metas de venta. 
  • También debe ser puntual con sus citas y compromisos de trabajo, esto habla mucho de usted y del respeto que siente por el tiempo de las personas con quien se relaciona. 
  • Nunca haga un monólogo, escuche atentamente lo que su interlocutor opina o dice, en medio de sus palabras usted puede identificar alguna manera de conectar con el cliente y de saber sobre sus gustos y aspiraciones.
  • El vendedor debe estar muy enfocado en sus labores, no puede haber distracciones que lo hagan perder el foco. Siempre debe estar formulándose estrategias para abordar a sus clientes, ya que cada persona es diferente a las demás y su tarea es descubrir qué tipo de cliente está enfrente de usted; por consiguiente, usted deberá  hallar cuál es la forma  en la que el cliente podría percibir mejor, la información que usted le quiere suministrar. 
  • Hay personas que son más visuales, les gusta que le ilustren la información, otras son más imaginativas y les gusta que usted les haga tener una visión sobre lo que está ofreciendo; la misión, es que usted pueda tener una comunicación lo más efectiva posible con su cliente.
  • Adapte su estrategia para presentar el producto, según sea el cliente. Las personas mayores prefieren que usted mismo en persona le ofrezca el producto o servicio. Tienden a mostrar algo de desconfianza en la publicidad de los medios digitales, por eso prefieren que los aborden directamente con información muy explícita. 
  • En cambio las personas más jóvenes, no tienden a ser desconfiados de la información que puedan ver en los medios digitales, situación que usted puede aprovechar para hacer uso de las redes sociales para vender y ahorrar más tiempo y dinero.
  • Para finalizar, es importante que usted se muestre muy presentable, busque un buen vestuario, sea muy positivo en todo momento y se muestre enérgico. Su imagen es su carta de presentación, nunca olvide eso, ayuda a generar confianza y sensaciones agradables en el cliente.