Vivir laboralmente independientemente ofrece un sentimiento de libertad y crecimiento; sin embargo el punto que podría ser el más importante es la correcta motivación para ser tu propio jefe y no desfallecer en el intento, muchos anhelan la independencia porque simplemente ya no toleran a sus jefes o se sienten que la rutina la laboral los estresa, por lo que hay que responder a ciertas interrogantes antes de pretender emprender algo por cuenta propia.

¿Por qué quieres emprender un negocio propio? Aunque las respuestas puedan ser diversas, el empuje de querer montar un negocio es positivo pero deber ser consiente en por qué lo quieres hacer y estar preparado para esto.

Saber que es posible que financieramente pueda ser complicado al inicio o que hay negocios pequeños que máximo tienen un tiempo de vida de dos años, no es un panorama muy alentador, pero, no te desanimes hay historias increíbles de éxito que empezaron de cero atravesando momentos de grandes dificultades.

Ser tu propio jefe es un desafío para valientes, para los que están preparados en muchas áreas y pueden sobrellevar un negocio. La libertad se da muchas maneras, pero, las responsabilidades que hay que asumir nos pueden privar de muchas cosas al comenzar, si eres organizado, perseverante, ahorrador, y responsable tienes los ingredientes de un emprendedor y ser tu propio jefe.