Las personas que padecen de trastorno de ansiedad generalizada, se preocupan exageradamente por las cosas, una simple actividad diaria, puede convertirse en un problema para estas personas creyendo que todo saldrá mal. Las sensaciones de miedo intenso impiden que estas personas vivan su vida cotidiana con normalidad.

Hay casos en los que estas personas pueden ir al médico por alguno de los síntomas, no encontrando respuesta inmediata, ya que por ser tan comunes estos síntomas, habría que descartar muchas otras cosas, antes de dar con la verdadera causa.

Los síntomas pueden empeorar en situaciones de estrés. Esta es una enfermedad que suele aparecer después de la adolescencia. Veamos cuáles son estos síntomas:

-Se preocupan demasiado por las actividades de cada día.

-Tienen problemas para controlar sus preocupaciones constantes.

-Saben que se preocupan mucho más de lo que deberían.

-No se pueden relajar.

-Tienen problemas para concentrarse.

-Se sobresaltan con facilidad.

-Tienen problemas para dormir o permanecer dormidos.

-Se sienten cansados todo el tiempo.

-Tienen dolores de cabeza, dolores musculares, dolores estomacales o dolores inexplicables.

-Tienen dificultad para tragar.

-Temblores o tics.

Afortunadamente, la ciencia y la tecnología están yendo de la mano para buscar soluciones a los problemas médicos y psicológicos. En este caso, ha surgido una solución interesante y se trata del tratamiento “Virtual Reality Exposure Therapy”. Consiste en un innovador tratamiento que utiliza la realidad virtual para exponer al paciente, mediante unas gafas con imágenes de realidad virtual, a circunstancias de miedo para que el paciente las pueda enfrentar. Esta terapia se vale también de unos sensores para la sudoración colocado en su dedo índice y medio, por lo que el sudor es una característica principal en las personas con TAG.

Este tratamiento está siendo implementado recientemente en el país. Pero no sólo se está aplicando con éxito para el tratamiento del TAG; sino también en pacientes con estrés postraumático, estrés laboral, ataques de pánico y diversas fobias.