El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad mejor conocido como TDAH, es una condición que afecta a los niños de manera que dificulta su concentración a tal grado de presentar distracción latente y ansiedad. Esta puede tratarse por lo que se recomienda diagnosticarla a tiempo.

 

Ser padre no es un trabajo fácil y amerita un gran esfuerzo, pero este puede verse aumentado a su máxima expresión si no sabes que tu es uno más de miles de niños con TDAH. Es por eso por lo que es mejor que descubras si la tiene o no, así podrás sentir un alivio al conocer lo que le sucede y porqué.

 

Sin embargo, el saber si su diagnóstico es positivo no te garantiza una vida fácil, ya que convivir con esta condición va a ser dificultoso tanto para ti en la etapa de crianza como para el niño en su etapa adulta.

 

Pese a que un profesional de la salud pueda tratar al niño, la labor de los padres en este proceso es fundamental, ya que el niño muy aparte de sufrir de distracciones e hiperactividad latente, también generan mucha depresión, una de las principales causas que empujan a los adolescentes a acabar con su vida.

 

 

¿Como darme cuenta de que mi hijo sufre de este trastorno?

 

·              Presentan las tareas sin terminar o cometen errores tontos.

 

·              Responden impulsivamente y antes de acabar la pregunta.

 

·              Se van de la conversación fácilmente.

 

·              Tienen malas conductas.

 

·              Presentan agresividad.

 

·              Interrumpen y se entrometen producto de su ansiedad.

 

·              No son buenos acatando reglas 

 

·              Les dificulta retener la información aprendida en clase.

 

·              Presentan incapacidad de esperar.

 

·              Van a hacer del uno muy seguido.

 

·              Presentan dificultad para establecer prioridades.

 

·              No piensan antes de actuar.

 

Comentarios: