Hay situaciones en la vida que nos llevan a un estado de inconformidad, tanto en lo personal como en lo profesional. Sentimos que no estamos en el lugar indicado, porque no se ajusta a nuestro anhelo, a lo que en verdad nos gustaría para nuestras vidas. 
Es hora de tomar las riendas de nuestro destino, para despegar a lo más alto, tenemos que tener hábitos que nos ayuden a crecer e identificar, qué es aquello que mueve tu esencia y evitar todo aquello que nos agota y quita toda la energía; es momento de ir por lo que realmente anhelamos.
Es necesario que se enfoque en seguir estos consejos que le voy a dar, para que su camino al crecimiento personal y profesional tenga el final que usted está persiguiendo.
-Olvídese de su zona de confort. Es momento de pasar de la pasividad a la acción, anímese a retar sus capacidades, tome riesgos y atraviese esos límites que en su mayoría, nos ponemos nosotros mismos. Hay que dejar esa vida sin sobresaltos, donde usted tiene el control de todo; hay que salir y enfrentar el miedo al fracaso y dejar el estancamiento que produce permanecer en la zona de confort.
-Mira hacia tu interior, la introspección es una de las mejores prácticas. A través de este ejercicio podemos identificar nuestras fallas y virtudes; así como las cosas que son prioridad en nuestras vidas y las que no.
La introspección, nos ayuda a desarrollar un conocimiento profundo de nuestro ser, es un proceso individual que nos deja ver y analizar nuestras decisiones desde un punto de vista crítico, con lo que podremos mejorar nuestras decisiones futuras basadas en las experiencias y en el conocimiento propio que podamos alcanzar.
-La planificación, no solo es algo que puedes aplicar a nivel profesional, sino también a nivel personal. Identifica los objetivos que quieres conseguir en tu vida, visualiza las herramientas y recursos con los que te ayudarás a alcanzarlos.
Escribe tus objetivos y metas para que no sigan paseándose en tu mente sin definición; al plasmar tus ideas en un papel, adquieren un carácter más serio y se fijan de forma concreta y sin vaciles. Esta será tu guía y propósito de vida. Es tu diseño, solo tú puedes lograr algo que nadie va a hacer por ti; es tu responsabilidad salir adelante con todo aquello que deseas para tu vida.
Espero que estas prácticas se vuelvan habituales en ti, y que puedas con ellas, llegar a ese lugar al que tú crees que mereces estar.