A

lgunas personas siguen guardando el dinero en sus casas por diversos motivos, entre los que podemos mencionar la falta de interés; la percepción de recibir pocos ingresos, por lo que lo ven innecesario; por desconfianza hacia el sistema financiero, etc.


Lo cierto es que según la Asociación de Bancos del Perú, el 11,32% de los peruanos ahorran fuera del sistema financiero. Algunos guardan el dinero en sus hogares, otros hacen justas y algunos piden a algún familiar o amigo que le guarde el dinero para no gastarlo y poder administrarse mejor.

Lo más probable es que las personas que ahorran de esa manera no hayan sido informadas debidamente sobre las ventajas de la inclusión financiera. Puesto que la misma ofrece beneficios importantes que aportan calidad de vida y bienestar a los usuarios de los servicios financieros.

Ahorrar de manera formal tiene ventajas como la seguridad, la generación de intereses, la creación de un historial financiero y de contribuir con el orden de sus finanzas.  

Seguidamente, le detallaremos las 4 ventajas de incluirse en el sistema financiero:

1. Seguridad

Si se tiene dinero ahorrado dentro del sistema financiero, este está asegurado por la institución seleccionada. Esta tiene la obligación de salvaguardar todos los ahorros aun cuando haga malas inversiones. Además, el usuario del sistema financiero puede utilizar los medios alternativos de pago que los bancos ofrecen en vez de desplazarse con dinero en efectivo. De este modo evita ser blanco de asaltos y poner en riesgo su vida. A su disposición tiene medios de pago electrónicos, como una tarjeta, para efectuar pagos y realizar transferencias a través de un celular o vía Internet.

2. Intereses

Cuando guarda el dinero en casa, tal vez con un familiar o amigo, no obtiene ningún interés o beneficio por ello. Incluso, ante posibles fluctuaciones del tipo cambiario o subidas de la inflación, es posible que su dinero se devalúe. En cambio, cuando el dinero se deposita en una institución financiera, esta se encarga de administrarlo y de invertirlo en diferentes portafolios.

3. Historial financiero

Al abrir una cuenta de ahorro,  en adelante podrá recibir tarjetas de crédito y préstamos con lo que usted podrá empezar a tener su propio historial crediticio, por lo tanto se convierte en un sujeto de crédito en el sistema financiero. Esto será de gran ayuda si se requiere capital para emprender un negocio, comprar una casa, un carro o cualquier otro proyecto.

4. Orden en sus finanzas

Por medio de una cuenta de ahorros usted podrá verificar en cualquier momento sus saldos y movimientos de dinero; esto le permite administrarse mejor y tener un registro de los gastos que usted haya hecho. Puede también pagar algunos servicios públicos y privados en línea, sin necesidad de trasladarse a algún lugar, sino desde la comodidad de su casa, o en el trabajo o sitio donde se encuentre. Además puede hacer transferencias a otras personas desde su dispositivo móvil u ordenador. 

Finalmente, la banca tiene un arduo trabajo para incluir a quienes ahorran fuera del sistema financiero formal, explicándoles las bondades y ventajas de ingresar al mismo. La inclusión financiera es sinónimo de bienestar ya que favorece la administración de los gastos ante emergencias y/o eventos imprevistos.